El hombre se aprovechó de leyes estrictas de ciberdelincuencia del país árabe para reportar ante las autoridades un correo electrónico en el que la mujer le pedía que no se comunicará más con ella.
UAE EAU
© Andrew Caballero-Reynolds / Reuters
Imagen ilustrativa
La estadounidense Melissa McBurnie fue detenida en Emiratos Árabes Unidos (EAU) por usar un lenguaje fuerte en un correo electrónico dirigido a un hombre que le enviaba fotos y videos de carácter sexual y enfrenta ahora una posible pena de cárcel tras ser acusada de difamación, informa Detained in Dubai.

La mujer, de 57 años, que en el pasado trabajó como asistente personal para celebridades como Rob Lowe, John Denver o Joan Rivers, pasa en la actualidad temporadas en diversos países asiáticos, entre ellos, EAU, donde empezó a ser acosada por un hombre egipcio casado.

McBurnie se convirtió en blanco de este individuo hace cuatro años cuando ella rechazó convertirse en su amante. Desde ese momento, el hombre la bombardeó con mensajes, imágenes y videos sexualmente explícitos a través del correo electrónico y redes sociales.

Mientras se encontraba en EAU, la mujer le escribió a su acosador un correo electrónico en el que pedía con duras palabras que dejara de comunicarse con ella. Entonces, el hombre se aprovechó de las estrictas leyes de ciberdelincuencia del país árabe y denunció su mensaje ante las autoridades. McBurnie fue detenida por la Policía el 24 de febrero y posteriormente puesta en libertad bajo fianza.

Ahora, la mujer no puede salir de EAU hasta que su caso sea visto en mayo y podría enfrentar en el juicio una sentencia de hasta dos años de cárcel.

"Melissa enfrenta una de las peores pesadillas que una persona puede sufrir en la era de Internet durante los últimos cuatro años; ha sido inundada con mensajes abusivos de una naturaleza extremadamente sexual. Sin embargo, de alguna manera, ella es la que se enfrenta a una persecución en EAU por delitos cibernéticos, simplemente porque usó un lenguaje fuerte contra su abusador", declaró Radha Stirling, fundadora de Detained in Dubai. Según ella, esto demuestra que las leyes del país árabe están mal redactadas y son susceptibles de ser manipuladas.