Traducido por el equipo de Sott.net en español

Los senadores estadounidenses y la administración Trump han llegado finalmente a un acuerdo sobre un plan de rescate masivo para ayudar a frenar el impacto que el Covid-19 está teniendo en la economía del país.
cornavirus
© Reuters / Brian Snyder
Los bomberos se marchan después de responder a una llamada médica en medio del brote de Covid-19 en Seattle, Washington, el 24 de marzo de 2020.
El proyecto de ley de compromiso destina alrededor de 2 billones de dólares para ayudar a mantener la economía a flote en medio del cierre masivo de empresas en un intento por frenar las consecuencias financieras de la pandemia del coronavirus.

El líder demócrata del Senado Chuck Schumer llamó a la propuesta "el mayor paquete de rescate en la historia de América".

Schumer dijo que el proyecto de ley está "lejos de ser perfecto, pero creemos que la legislación ha sido mejorada significativamente para garantizar su rápida consideración y aprobación".

El principal rival de Schumer en el Senado, el líder de la mayoría republicana Mitch McConnell, también fue optimista sobre el acuerdo, aclamándolo como "un acuerdo bipartidista". Prometió que el Senado aprobará la legislación más tarde el miércoles.

Según el proyecto de ley revisado, 130.000 millones de dólares irán a los hospitales, y 367.000 millones de dólares se utilizarán para rescatar a las pequeñas empresas. Los estadounidenses que ganen hasta 75.000 dólares al año recibirán un cheque único de 1.200 dólares para ayudarles a hacer frente a la pérdida de puestos de trabajo durante la pandemia.

El acuerdo fue anunciado por McConnell a la 1:30 de la madrugada luego de varios días de intenso debate con los demócratas, quienes argumentaron que la propuesta inicial de los republicanos estaba demasiado sesgada a favor de la protección de las grandes empresas en lugar de ayudar a los trabajadores.

Durante los debates, la líder de los demócratas de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, presentó la versión del partido del paquete de estímulo de 2,5 billones de dólares. El Partido Republicano rechazó su propuesta, diciendo que el proyecto de ley de los demócratas estaba plagado de disposiciones aparentemente no relacionadas con el rescate de la economía, como normas más estrictas sobre la contaminación del aire y un mandato para el registro de votantes en la misma fecha. El presidente Donald Trump argumentó que la legislación tenía como objetivo impulsar la "agenda" de los demócratas en lugar de reparar el daño causado por el Covid-19.