Traducido por el equipo de Sott.net en español

Una vez más, las fuertes lluvias han provocado inundaciones en Irak. En la ciudad septentrional de Mosul, durante el más reciente final del invierno, o principios de la primavera, la lluvia tormentosa dejó caer 127 mm de lluvia en las calles.
The aftermatch after a pile of cars were swept away by flash floods in Duhok city, March 18, 2020.
© Kurdistan 24
Las consecuencias de una pila de coches arrastrada por las inundaciones repentinas en la ciudad de Duhok, el 18 de marzo de 2020.
Esto es el doble de la precipitación media de marzo en Mosul y equivale a aproximadamente un tercio de las precipitaciones previstas para el año. El resultado fue una inundación profunda y el rescate de barcos.

Mosul está situada en el río Tigris y sin duda esta fuerte lluvia, gran parte de la cual cayó el martes por la noche, hizo temer los acontecimientos destructivos de principios de la primavera de 2019. El río abandonó entonces sus orillas y causó muerte y destrucción después de las fuertes lluvias río arriba.


En la ciudad de Rabia, en la frontera con Siria, se registraron 187 mm de lluvia el miércoles.

Esta cantidad o más cayó más al norte en las colinas y montañas del norte de Siria y Turquía. Este tipo de lluvia crea deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas. También alimenta las aguas de la cabecera del Tigris.

En la montañosa provincia turca de Hakkari, 20 cm o más de nieve fue el resultado de este último sistema.

Esto se traducirá en buenas noticias, ya que el agua del deshielo de primavera mantendrá el flujo del río Tigris. Con el Éufrates, más al oeste, el Tigris es el suministro de riego de Irak.
Cars stuck on the street during flash floods in Duhok city, March 18, 2020.
© Kurdistan 24
Coches atascados en la calle durante las inundaciones repentinas en la ciudad de Duhok, 18 de marzo de 2020.