Terrence Floyd se dirigió a los manifestantes en Mineápolis, donde su hermano George murió a manos de un policía el lunes pasado.
protestas eeuu
© Alyson McClaran / Reuters
Protesta por la muerte de George Floyd en in Denver, Colorado, EE.UU., el 1 de junio de 2020
El hermano de George Floyd, cuya muerte a manos de la Policía ha desencadenado protestas y disturbios masivos en Estados Unidos, ha instado a los manifestantes a protestar pacíficamente y a cambiar la manera de luchar contra la injusticia. Dirigiéndose a la multitud en Mineápolis, ciudad donde George Floyd, un afroestadounidense de 46 años, murió durante su detención el lunes pasado, Terrence Floyd expresó mediante un altavoz su rechazo a las protestas violentas.

"Entiendo que estén molestos, Como se dijo antes, dudo que estén la mitad de molestos que yo. Así que, si yo no hago salvajadas, no destruyo cosas, no arruino mi comunidad, ¿qué hacen ustedes?", ha preguntado. "Puede que se sientan bien por un momento, como cuando se bebe, pero cuando se calmen se preguntarán qué hicieron", ha advertido.

"Mi familia es pacífica. Es temerosa de Dios. Sí, estamos molestos, pero no vamos a aceptarlo: no vamos a repetirnos. En cada caso de brutalidad policial ha sucedido lo mismo. Ustedes protestan, destruyen cosas y ellos no se mueven. ¿Saben por qué no se mueven? Porque no son sus cosas: son nuestras cosas. Ellos quieren que destruyamos nuestras cosas", explicó Terrence, que llevaba una mascarilla sanitaria con la imagen de su hermano.

Al tiempo que proponía luchar contra la injusticia y la brutalidad de otra manera, llamó a votar a todos los niveles, educarse y dejar de pensar que la propia voz no importa.
"No esperen a que alguien les diga quién es quién. Edúquense y sepan a quién votan. Así es como les golpearemos, porque somos muchos. [...] Y lo haremos de manera pacífica, porque así les atraparemos", dijo.

La autopsia oficial de George Floyd determinó este 1 de junio que su muerte fue un homicidio, causado por un paro cardíaco y respiratorio que ocurrió cuando lo detuvieron bajo la sospecha de haber intentado usar un billete falso de 20 dólares. El agente Derek Chauvin le presionó el cuello con la rodilla durante más de ocho minutos, a pesar de que Floyd se quejaba de que no podía respirar.

Las protestas contra el racismo policial desencadenadas por el asesinato de George Floyd estallaron la semana pasada en varias ciudades de EE.UU. Algunas de ellas derivaron en saqueos y vandalismo. Así, la noche del domingo manifestantes en Washington prendieron fuego a la histórica iglesia de San Juan, situada cerca de la Casa Blanca.

Decenas de ciudades estadounidenses declararon el toque de queda durante el pasado fin de semana, con la finalidad de controlar los disturbios en el marco de las manifestaciones.

El presidente Donald Trump anunció este lunes la movilización de "todos los recursos federales disponibles, civiles y militares", contra los disturbios, y prometió "tomar una acción rápida y decisiva" y enviar a "miles y miles de soldados fuertemente armados, efectivos militares y agentes del orden público". Asimismo, recomendó a los gobernadores llamar a la Guardia Nacional.