La invasión del Océano Atlántico por una nube de polvo del Sáhara fue seguida desde el espacio por el satélite Suomi NPP con imágenes de polvo y aerosoles entre el 13 y el 18 de junio, que penetaron hasta las Antillas. Un hecho «histórico» según los científicos.
nube de polvo
© EFE
Fotografía cedida por la NASA que muestra la enorme nube de polvo
«La animación muestra una enorme nube de polvo del Sahara que se formó a partir de fuertes corrientes ascendentes atmosféricas que luego fueron levantadas por los vientos predominantes hacia el oeste y ahora están soplando a través del Atlántico y, finalmente, sobre América del Norte y del Sur», dijo en un comunicado Colin Seftor, científico atmosférico en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.


«El polvo está siendo detectado por las mediciones del índice de aerosoles de los datos del imstrumento Ozone Mapping and Profiler Suite (OMPS) superpuestos sobre imágenes visibles de Visible Infrared Imaging Radiometer Radiometer (VIIRS)», recoge EP.

El lunes llegó al Caribe y cambió los cielos azules tropicales a un brumoso color marrón-gris y cubrió la ciudad de San Juan, Puerto Rico. «Definitivamente es histórico», dijo Olga Mayol-Bracero, investigadora de la Universidad de Puerto Rico a CNN Weather. «Sabíamos que íbamos a estar en una situación extraordinaria», señaló.

El 18 de junio de 2020, el instrumento VIIRS a bordo del satélite Suomi NPP de la NASA-NOAA capturó una imagen visible del gran penacho marrón claro de polvo sahariano sobre el Océano Atlántico del Norte. La imagen mostró que el polvo de la costa oeste de África se extendía casi hasta las Antillas Menores en el este del Océano Atlántico Norte. La imagen mostró que el polvo se había extendido a más de 3.000 kilómetros a través del Atlántico.

Normalmente, cientos de millones de toneladas de polvo se recogen de los desiertos de África y se transportan a través del Océano Atlántico cada año. Ese polvo ayuda a construir playas en el Caribe y fertiliza los suelos en el Amazonas. También puede afectar la calidad del aire en América del Norte y del Sur.