Traducido por el equipo de Sott.net en español

Apenas unas semanas después de la muerte de la ballena jorobada perdida que encantó a los habitantes de Montreal, una foca barbuda se ha abierto camino en la zona.
A bearded seal is the latest marine mammal to be spotted in the St-Lawrence River

Una foca barbuda es el último mamífero marino que se ha visto en el río San Lorenzo.
Originaria del Ártico, el mamífero fue visto el martes en el puerto deportivo de Bo-Bi-No en Laval, la ciudad directamente al norte de Montreal.

"Los vemos todos los años en Trois-Rivières pero no en Montreal, no con esta especie", dijo Marie-Ève Muller del grupo de investigación de mamíferos marinos de la provincia (GREMM). "Esta es la primera vez".


La presencia de la foca podría explicarse por una enfermedad que afecta a su orientación, pero no siempre es así.
"También es posible que sólo esté observando un nuevo territorio", dijo Muller.
La foca fue vista jugando a meter y sacar la cabeza del agua antes de subir a un muelle, probablemente para tomar una siesta.
"Es totalmente normal que una foca esté fuera del agua, y a menudo es una posición de descanso", dijo Muller. "Si fuera la época del año en la que dan a luz, podría ser por eso, pero no es así. También podría ser para mudar su piel, pero tampoco es el caso".
A los funcionarios no les preocupa la capacidad de la foca para volver a casa cuando decida que es el momento.
"Normalmente, eso es lo que vemos con las focas", dijo Muller.
Sin embargo, para que la foca se recargue, debe ser dejada en paz, añadió Muller.
"Necesita espacio para recuperar su fuerza para nadar de vuelta a su hábitat natural", dijo. "Tiene un buen nado por delante".
Las focas también son animales salvajes e impredecibles que pueden atacar si se sienten amenazadas, y también pueden transmitir enfermedades a los perros.
"Alguien bien intencionado que intente acercarse al animal puede encontrarse en una mala situación", dijo Muller.