El alcalde de Richmond, ciudad estadounidense que fuera capital de los llamados Estados Confederados, durante la guerra civil de ese país (1861-1865), ordenó el retiro inmediato de muchos monumentos, incluidos estatuas confederadas, informó su oficina en un comunicado de prensa.
Richmond statues
© REUTERS / Julia Rendleman
"Hoy, el alcalde Levar Stoney, haciendo uso de sus poderes especiales, ordenó el retiro de varios monumentos en la ciudad, incluyendo estatuas confederadas", consigna el texto.

El alcalde dijo que el retiro de los monumentos es necesario para evitar que manifestantes se congreguen, en plena pandemia de COVID-19, así como para prevenir posibles enfrentamientos entre estos y otras personas con visiones diferentes, destaca el comunicado.


Comentario: En principio es una idea aparentemente noble, sin embargo someterse a un grupo que busca destruir el patrimonio histórico de la nación es una pésima decisión, sólo va a profundizar mucho más la brecha que divide a la población estadounidense actualmente.


Stoney destacó además que la medida busca acelerar el proceso de recuperación de Richmond, dadas las recientes tensiones raciales el legado histórico de la ciudad.

Los monumentos confederados han sido un blanco frecuente de los manifestantes de extrema izquierda, entre otros, en el marco de las protestas en repudio al asesinato del afroestadounidense George Floyd, a manos de un policía blanco mientras estaba en custodia.