La Xunta se remite a la resolución de la Junta Electoral Central, que aprecia condiciones para participar «con la salvedad de segmentos reducidos de población».
Movidas partidocráticas: 259 gallegos y 200 vascos con coronavirus no podrán votar este domingo
© Javi Colmenero | Europa Press
Prueba de coronavirus realizada en el ayuntamiento guizpuzcoano de Ordicia
Las personas con infección activa por coronavirus no podrán acudir a votar en las elecciones gallegas y vascas de este domingo, mientras que los ciudadanos identificados como contactos estrechos de casos positivos y que tienen realizada una PCR negativa sí podrán acudir al colegio electoral, cumpliendo determinadas medidas de protección. En el caso de Galicia, hay 259 personas con test positivos, 182 en A Mariña, de un censo total de 2,4 millones de personas, mientras que en el País Vasco son doscientas las personas que no podrán ejercer su derecho a voto y medio millar las que sí podrán hacerlo pero extremando las precauciones, según los datos aportados por la consejera de Salud, Nekane Murga, este viernes.

En Galicia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo reconoció el pasado jueves que existía un «baleiro» legal sobre la limitación del derecho a voto a personas con una enfermedad infectocontagiosa, pero este viernes la Xunta ha ido más allá al afirmar que «nin poden, nin deben» salir de sus casas, y para esta afirmación se remiten a la resolución de la Junta Electoral Central en la que afirma que se dan las circunstancias para que se vaya a los colegios con normalidad «con la salvedad de segmentos reducidos de población, por motivos sanitarios suficientemente justificados en el marco de la situación de pandemia en la que se están desarrollando las elecciones». En este punto, la Consellería de Sanidade aclara que lo único que está prohibido es el voto presencial, pero para las personas enfermas existe una regulación especial en la ley electoral general a través del voto por correo. Por tanto, es posible que algunos diagnosticados hayan ejercido su derecho a través del procedimiento previsto, bien porque tuvieron tiempo de solicitarlo cuando conocieron su situación o porque ya tenían previsto recurrir a los servicios postales.

Feijoo vio avalado así su planteamiento de apelar a la salud pública y al hecho de tratarse de una enfermedad infectocontagiosa. «Cosa distinta son los que han dado negativo y se encuentran en el período de aislamiento, que la propia norma del Ministerio establece que podrán salir en situaciones excepcionales y un derecho fundamental como votar sin duda lo es. Pueden ir a votar, con todas las garantías porque las medidas de seguridad sanitaria son exhaustivas, y luego volver a sus domicilios».