Unas 10.000 personas se reunieron este sábado en el centro de Tel Aviv, Israel, para manifestarse contra las políticas implementadas por el primer ministro Benjamín Netanyahu en medio de la emergencia sanitaria provocada por la Covid-19.
israel protests
© EFE
Las manifestaciones contra la gestión de Netanyahu se producen mientras el primer ministro enfrenta cargos relacionados con corrupción y, recientemente, fue llevado ante la justicia.
La manifestación fue organizada por trabajadores, agrupaciones estudiantiles, desempleados, empresarios y dueños de comercios, en demanda de acciones que permitan enfrentar la actual crisis sanitaria y sus efectos en el ámbito económico.

La reunión se inició en la plaza Rabin de Tel Aviv, donde se congregaron miles de persona a pesar de las restricciones impuestas por la policía para el evitar el acceso a la plaza.

El contenido de las protestas se centra en el fracaso del Gobierno israelí en la compensación de los cientos de miles de trabajadores que perdieron sus empleos, como resultado de las medidas adoptadas para enfrentar la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus.

De acuerdo a informaciones ofrecidas por medios israelíes, la tasa de desempleo se incrementó en un 21 por ciento (otros medios hablan de un 27 por ciento) desde la imposición del aislamiento parcial en marzo pasado. En contraste, el Gobierno prometió "paquetes de ayuda" que se han implementado con mucha lentitud, lo que agravó la situación.

Las protestas derivaron en la madrugada de este domingo en enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes, que dejaron un saldo de al menos 19 personas detenidas y varios heridos.


Las manifestaciones contra la gestión de Netanyahu se producen mientras el primer ministro enfrenta cargos relacionados con corrupción, como los delitos de soborno, abuso de poder y fraude, y recientemente fue llevado ante la justicia.

Asimismo, se complica la situación en Israel por la actual pandemia. En las últimas horas se reportaron 1.198 nuevos casos positivos, para un acumulado de unos 37.400, y otros cuatro decesos, para un total de 354 desde el diagnóstico del primer caso el 27 de febrero pasado.

En Israel se mantienen 18.296 casos activos. En las instituciones sanitarias hay 134 pacientes en estado grave, de los cuales 49 necesitan respiradores, de acuerdo a las informaciones proporcionadas este domingo por el Ministerio de Sanidad.