El arqueólogo mexicano y profesor de la Universidad de Zacatecas, Ciprian Ardelean, junto con el genetista danés, Eske Willerslev, del St John's College anunció este jueves haber descubierto pruebas de que el ser humano vivió en América antes de lo estimado.
mexico grupo investigación
© La Jornada
La investigación estuvo a cargo de un equipo mexicano y danés.
El equipo de arqueólogos dirigidos por Ardelean y Willerslev asegura haber encontrado cuchillos, puntas de flecha y restos de piedras desprendidos del proceso de manufacturación de estos instrumentos.

Las evidencias que probarían la presencia de seres humanos hace 30.000 años, específicamente en Norteamérica, se encuentran en la cueva del Chiquihuite, Zacatecas, México.

El descubrimiento echaría abajo la aceptada teoría de que el ser humano arribó a América entre 26.500 a 19.000 años atrás, por lo cual varios especialistas han puesto en duda el hallazgo.

El arqueólogo de la Universidad Estatal de Oregon, Loren Davis, cuestiona que las piedras encontradas hayan sido transformadas por los humanos. Davis argumenta que las cuevas generan también un tipo de restos de rocas, las cuales asemejan haber sido transformadas por el hombre primitivo.