En el cantón Pallatanga, el polvo contaminó las fuentes de agua potable y gran parte de los cultivos donde se registraron hasta 7 centímetros de ceniza, impidiendo la alimentación del ganado.
Volcan Chimborazo
© Policía Nacional de Ecuador
Caída de ceniza en un cantón de la provincia de Chimborazo, tras el aumento de la la actividad del volcán Sangay en Ecuador, el 20 de septiembre de 2020.
Tras el incremento significativo de la actividad eruptiva del volcán Sangay, este domingo cayó gran cantidad de ceniza sobre varias ciudades de Ecuador. Las autoridades advirtieron que debido a las corrientes del viento, la nube de polvo afectaría a seis de las 24 provincias del país.

El Instituto Geofísico señaló que las provincias más afectadas serían Chimborazo y Bolívar, donde las acumulaciones de ceniza podrían alcanzar los 3 milímetros, "lo cual es suficiente para afectar la agricultura". Asimismo, pronosticó caída de ceniza moderada en Guayas y Los Ríos, y leve en Santa Elena y Manabí.


En el transcurso del día, la ciudadanía confirmó la caída del polvo volcánico en las zonas previstas, compartiendo imágenes en redes sociales.


Según los informes, el aumento de emisiones inició en la madrugada, y las columnas de gas y ceniza ascendieron a una altura aproximada de entre 6 y 10 kilómetros sobre el cráter del volcán Sangay.


Debido al fenómeno natural, el aeropuerto de la ciudad de Guayaquil tuvo que suspender temporalmente sus operaciones a partir del mediodía.


Mientras, en la provincia de Chimborazo, el alcalde del cantón Pallatanga, Enrique Granizo, solicitó declarar el estado de emergencia, pues aseguró que el polvo contaminó las fuentes de agua potable, al igual que gran parte de los cultivos donde se registraron hasta 7 centímetros de ceniza, impidiendo la alimentación del ganado.


Por su parte, el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias recomendó a la ciudadanía "mantener la calma y tomar las debidas precauciones como cubrirse la boca y la nariz con mascarilla para evitar respirar partículas de ceniza, no frotarse los ojos o lavarlos con agua limpia".