Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El Centro de Vulcanología y Mitigación de Riesgos Geológicos (PVMBG) ha advertido al público que evite el Monte Sinabung en la regencia de Karo, Sumatra del Norte, y ha evacuado los asentamientos cercanos mientras el volcán arroja cenizas calientes.
A woman walks as Mount Sinabung spews
© AFP/Muhammad Zulfan Dalimunthe
Una mujer camina mientras el Monte Sinabung arroja humo al aire en Karo, Sumatra del Norte, el 23 de agosto.
Según el PVMBG el volcán emitió una ráfaga de ceniza caliente a las las 12:51 horas del domingo. La ceniza se desplazó unos 1.500 metros al sudeste del cráter. Desató más ceniza, que se desplazó unos 2.500 metros al sudeste, a las 20:58 del mismo día.

"Debemos ser cautelosos porque la cúpula de lava del Monte Sinabung crece cada día. La condición puede conducir a un enorme flujo de ceniza caliente", dijo el miembro del equipo de observación del Monte Sinabung, Muhammad Nurul Asrori, al The Jakarta Post el lunes.

Una cúpula de lava, o cúpula volcánica, es un montículo empinado que se forma a medida que la lava alcanza la superficie terrestre. Puede expandirse gradualmente a medida que la lava adicional es forzada hacia su interior. La presión en el interior del domo puede causar una fractura en la capa exterior solidificada que puede permitir que la lava u otro material volcánico escape a los flancos del domo. Si la cúpula de lava crece rápidamente, puede colapsar, arrojando material volcánico mortal.

El PVMBG emitió la advertencia después de observar que muchos residentes habían permanecido en las laderas de la montaña. El centro dijo que el área se había convertido en una zona de peligro y que los residentes tenían que irse, añadiendo que el flujo piroclástico podía superar a los humanos.

"Antes de que suceda, podría ser mejor para nosotros evitar [el volcán] porque nadie puede sobrevivir a las rápidas nubes de ceniza que fluyen de los cráteres del monte Sinabung", añadió Asrori.

Nueve residentes de la aldea de Gamber, distrito de Simpang Empat en la regencia de Karo, murieron por la ceniza volcánica cuando el Monte Sinabung entró en erupción en 2016. La mortífera erupción del volcán en 2014 también se cobró 16 vidas.

"Los residentes en un radio de 4 a 5 kilómetros al sureste del Monte Sinabung han sido evacuados y reubicados", dijo el presidente en funciones de la Agencia de Desastres y Mitigación de Karo (BPBD), Natanael Perangin-angin, al Post.

"Las nubes calientes son mortales. Por eso seguimos coordinando con el puesto de observación del Monte Sinabung en lo que respecta al desarrollo de las actividades volcánicas", añadió.

La última cadena de erupciones ocurrió el 10 de agosto cuando el Monte Sinabung arrojó una columna de 5.000 metros de altura de ceniza volcánica y humo desde su cima.