Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Una bandada de cisnes de Bewick que había iniciado su migración desde el Reino Unido hacia la tundra ártica ha dado marcha atrás debido a la tormenta Darcy.
Bewick's swans return to the Arctic tundra in the early spring to mate, having flown to the UK to avoid a harsher winter
© WWT
Los cisnes de Bewick regresan a la tundra ártica a principios de la primavera para aparearse, tras haber volado al Reino Unido para evitar un invierno más duro
Veinte aves habían partido del Centro de Humedales de Slimbridge la semana pasada, pero 12 reaparecieron en el lugar sólo cuatro días después.

Once habían partido previamente del centro y un nuevo cisne de Bewick, al que el personal ha bautizado como Darcy, les acompañó.

Cada año, los cisnes de Bewick vuelan 4.000 km hasta el Reino Unido para escapar del duro invierno ruso y regresan allí a principios de la primavera para reproducirse.


El alargamiento de los días les impulsa a partir y rara vez tienen que abortar su gigantesco viaje, un comportamiento conocido como migración inversa.

Kane Brides, responsable de investigación del Wildfowl and Wetlands Trust (WWT), dijo:
"Los migrantes del Ártico, como el cisne de Bewick, están acostumbrados al frío y, dadas las condiciones climáticas extremas que experimentan, son muy adaptables.

Sin embargo, las condiciones de congelación reducen la disponibilidad de alimentos y las ventiscas reducen la visibilidad para la migración.

Con la dirección del viento del este en contra para su migración hacia Rusia, es muy sensato que se queden fuera."
Lea la noticia completa en inglés aquí