El pasado martes, los fuertes vientos primaverales volvieron los cielos color arena en Chihuahua.
El Visible Infrared Imaging Radiometer Suite (VIIRS) en el satélite NOAA-NASA Suomi NPP, adquirió una imagen en color natural de la tormenta
© Especia
El Visible Infrared Imaging Radiometer Suite (VIIRS) en el satélite NOAA-NASA Suomi NPP, adquirió una imagen en color natural de la tormenta
Un fuerte sistema de baja presión que soplaba a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos esparció polvo en una tormenta inusualmente prolongada.

Vientos sostenidos de 55 a 70 kilómetros por hora, con ráfagas de 100, levantaron abundantes corrientes de polvo del desierto de Chihuahua.

La tormenta, que duró casi ocho horas, redujo la visibilidad a menos de media milla en algunos lugares y degradó la calidad del aire; particularmente en el área metropolitana de El Paso-Juárez.

El Visible Infrared Imaging Radiometer Suite (VIIRS) en el satélite NOAA-NASA Suomi NPP, adquirió una imagen en color natural de la tormenta de polvo a primeras horas de la tarde del 16 de marzo de 2021.


"El desierto de Chihuahua ha estado experimentando una sequía junto con La Niña, por lo que las condiciones fueron aún más secas de lo habitual y particularmente preparadas para tormentas de polvo", dijo Thomas Gill, profesor de geología en la Universidad de Texas-El Paso.

"Lo que probablemente fue más inusual fue la naturaleza duradera del evento. Debido al paso relativamente lento del ciclón a través de Nuevo México, El Paso experimentó un clima polvoriento básicamente durante ocho horas sin parar, más del doble del promedio histórico de eventos de polvo en la ciudad, y hasta mucho después del anochecer, lo cual también es inusual", añadió.
Gill identificó fuentes de polvo en Willcox Playa, Laguna Los Moscos, el río Nuevo Casas Grandes, la cuenca del río Santa María, Laguna Palomas, Paleolake Palomas, la llanura aluvial del río Mimbres y White Sands.
"También hubo muchas áreas de origen, especialmente al principio del evento, mucho más al sur de Chihuahua de lo que se suele ver a lo largo de los años", agregó. "Los vientos de los ciclones que pasan o de los frentes típicamente no penetran tan al sur con mucha intensidad", dijo.
Las tormentas de polvo pueden provocar problemas de visibilidad para los automovilistas y causar accidentes de tráfico. También pueden empeorar los síntomas del asma y las enfermedades respiratorias.

Los vientos fuertes pueden mover granos de arena más pesados ​​a decenas de millas cerca del suelo, mientras que los granos más finos y las partículas de polvo pueden transportarse de cientos a miles de millas.

Esta misma semana, las partículas de una tormenta de polvo del 13 de marzo en el norte de México y Nuevo México se mezclaron con la nieve que caía en Colorado, a cientos de millas al norte. https://www.milenio.com/estados/tormenta-de-arena-en-chihuahua-asi-se-vio-desde-el-espacio