Traducido por el equipo de SOTT.net en español

California ha ampliado la declaración de emergencia por sequía a una amplia franja del estado más poblado del país en medio de una "aguda escasez de suministro de agua" en el norte y el centro de California.
Houseboats are dwarfed by the steep banks of Lake Oroville
© Justin Sullivan/Getty Images
Las casas flotantes se ven empequeñecidas por las escarpadas orillas del lago Oroville el mes pasado en Oroville, California.
La declaración, ampliada por el gobernador Gavin Newsom el lunes, incluye ahora 41 de los 58 condados, que abarcan el 30% de los casi 40 millones de habitantes de California. El monitor de sequía de EE.UU. muestra que la mayor parte del estado y del oeste estadounidense se encuentra en una extensa sequía apenas unos años después de que California saliera de una castigadora racha de sequía de varios años.

Las autoridades temen que una primavera extraordinariamente seca presagie una temporada de incendios forestales como la del año pasado, cuando las llamas quemaron un récord de 16.996 km2.

La declaración se produce en un momento en que Newsom se prepara para proponer más gastos para responder a corto y largo plazo a las condiciones de sequía. El mes pasado, el demócrata había declarado la emergencia en sólo dos condados al norte de San Francisco: Mendocino y Sonoma.

La declaración ampliada incluye los condados de las cuencas del río Klamath, el delta de Sacramento-San Joaquín y el lago Tulare en gran parte del norte y el centro del estado.

El manto de nieve de Sierra Nevada, que proporciona aproximadamente un tercio del agua del estado, se encontraba el 1 de abril a tan sólo un 59% de la media, cuando normalmente alcanza su punto máximo.

Este año es único en la historia del estado debido a las temperaturas extraordinariamente cálidas de abril y principios de mayo, dijo la administración. Ello provocó el rápido deshielo del manto de nieve de Sierra Nevada en los cursos de agua que alimentan el río Sacramento, que a su vez suministra gran parte del agua de verano del estado.

El problema se agravó porque gran parte de la nieve se filtró en el suelo en lugar de fluir hacia los ríos y embalses, dijo la administración.

Las temperaturas más cálidas también provocaron que los usuarios del agua extrajeran más agua con mayor rapidez que en otros años de sequía, dijo la administración, dejando los embalses extremadamente bajos para los agricultores, los peces y la vida silvestre que dependen de ellos.

Todo ello redujo las reservas de agua del estado hasta lo que permitiría abastecer a un millón de hogares durante un año, según las autoridades.

"Es hora de que los californianos se unan una vez más para ahorrar agua", dijo Wade Crowfoot, secretario de la agencia de recursos naturales de California, en un comunicado.

Instó a los residentes a limitar su uso, ya sea limitando el riego al aire libre, comprobando si hay fugas o tomando duchas más cortas y cerrando el grifo al lavar los platos o cepillarse los dientes.

La declaración de Newsom ordena a la junta estatal del agua que estudie la posibilidad de cambiar las normas de desembalse de los embalses y desvíos de agua para mantener más agua río arriba a finales de este año, con el fin de mantener un mayor suministro de agua, mejorar la calidad del agua y proteger los estanques de agua fría para el salmón y la trucha arco iris.

La declaración también permite una mayor flexibilidad en la normativa y la contratación para responder a la sequía, al tiempo que acelera las transferencias voluntarias de agua entre propietarios.

Prensa Asociada