La monitorización diaria de este parámetro será fundamental para analizar la evolución del actual proceso y poder utilizar este metodología para certificar la fecha final de la erupción
la palma volcano
© Abián San Gil Hernández
Erupción del volcán de La Palma.
El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) ha realizado una primera estimación sobre la cantidad de dióxido de azufre (SO2) emitido a la atmósfera por el actual proceso eruptivo en Cumbre Vieja durante su primer día. Con esta primera estimación se calcula que se emitirán entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias, asumiendo que el viento a 3.000 metros ha estado, al menos este domingo con intensidades en torno a 2,8 y 4,2 metros por segundo (datos meteorológicos proporcionados por la Agencia Estatal de Meteorología).

La estimación se ha calculado después de realizar cuatro muestreos con el método transecto con un sensor óptico tipo miniDOAS en posición móvil terrestre, explican desde Involcan. Asimismo, adelantan que a partir de este lunes, este tipo de mediciones se realizarán en posición móvil área gracias a la colaboración de la Unidad de Helicópteros de la Guardia Civil en Tenerife, como así ocurrió durante la erupción submarina de El Hierro. La monitorización diaria de este parámetro será fundamental para analizar la evolución del actual proceso y poder utilizar este metodología para certificar la fecha final de la erupción.

La erupción volcánica de La Palma podría prolongarse "varias semanas, si no unos pocos de meses", según ha explicado el coordinador de Involcan, Nemesio Pérez. La duración de la erupción dependerá, según ha indicado Pérez en una entrevista en la Cadena Ser, de la cantidad de magma que se ha acumulado en "reservorio" del volcán.

"La bolsa que puede estar a tres o cinco kilómetros de profundidad está conectada con otra bolsa a 20 o 30 kilómetros, por lo que la retroalimentación de la que está a más profundidad sobre la más somera podría hacer que la erupción se alargue", ha añadido el coordinador del Instituto Vulcanológico.

Asimismo, ha explicado que para predecir el final de este episodio es importante estudiar las emisiones de dióxido de azufre que se vayan registrando.
"El primer día hemos calculado entre 6.000 y 9.000 toneladas, una cantidad razonable, las hemos visto mayores, y una tendencia descendente va a ser indicativo de que la erupción va menguando; cuando pasen 48 sin ninguna emisión de dióxido de azufre, podemos darla por finalizada", ha indicado Nemesio Pérez.

En cuanto al avance de las coladas de lava, ha admitido que se pueden prever el recorrido de las mismas y que, por ello, no deberían generar "pérdida de vidas humanas", aunque ha reconocido que arrasaran "todo lo que no se mueva".
"Es un sentimiento agridulce, porque se trata de un espectáculo de la naturaleza sin parangón, pero muy triste porque las personas que han trabajado toda su vida van a ver como la colada les va a arrasar todo", ha reconocido.
Asimismo, ha dudado de que la erupción pueda cambiar la orografía de La Palma. "La isla se ha hecho de miles de erupciones volcánicas, aquí lo que se va a añadir es un poquito de capa más, lo único que si las coladas llegan al mar, la isla se podría extender unos cuantos metros cuadrados más", ha destacado.