Traducido por el equipo de Sott.net

Las autoridades afirman que "sólo se retirarán los animales que muestren un comportamiento inusual" después de que una mujer, un niño y un perro hayan sido mordidos.
River otters do not usually attack humans, Alaskan authorities said.
© Robin Loznak
Las autoridades de Alaska afirman que las nutrias de río no suelen atacar a los humanos.
Los residentes de Anchorage (Alaska), acostumbrados a convivir con alces y osos, se enfrentan ahora a la amenaza de una criatura más diminuta: la humilde nutria de río.

El viernes, el departamento de caza y pesca de Alaska alertó a los residentes sobre una manada de nutrias agresivas que han atacado a perros, niños y adultos cerca de arroyos, ríos y lagos.

Los humanos son el único depredador importante de las nutrias de río. Los ataques en sentido contrario no son habituales, según las autoridades. No obstante, la oleada de incidentes registrados ha motivado la advertencia oficial.

"Debido al riesgo que supone para la seguridad pública, se harán esfuerzos para localizar a este grupo de nutrias de río y eliminarlo", dijeron las autoridades. "Se tendrá cuidado de retirar únicamente a los animales que presenten estos comportamientos inusuales".

La semana pasada, una mujer fue mordida mientras rescataba a su perro de las nutrias en un lago. El mismo día, en otra parte de la ciudad, un grupo de nutrias atacó a un perro.

A principios de este mes, un niño de nueve años acudió a urgencias después de que cuatro nutrias les persiguieran a él y a sus amigos mientras jugaban cerca de un estanque de patos en el este de Anchorage.

Lea la noticia completa en inglés aquí