Según una investigación de inteligencia sobre el gasto en equipos de pruebas de PCR, el COVID-19 creció "virulentamente" en Wuhan ya en el verano de 2019, significativamente antes de lo que se suponía.
wuhan china
© TODAY/Screenshot YouTube
El laboratorio de Wuhan en el centro de la polémica sobre el coronavirus el 10 de agosto de 2021.
Una nueva investigación ha revelado que las adquisiciones "notables, significativas y anormales" de equipos de laboratorio de PCR se realizaron en la segunda mitad de ese año.

Los analistas examinaron los contratos de adquisición de PCR en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, y descubrieron que el gasto casi se había duplicado con respecto al año anterior, informó The Telegraph.

El estudio de Internet 2.0, una empresa de ciberseguridad especializada en el análisis de datos de China, afirma:
"Hemos llegado a la conclusión de que, en base a los datos analizados, sugiere que es muy probable que el virus se propague de forma virulenta en Wuhan, China, ya en el verano de 2019 y definitivamente en otoño."
La información ha sido remitida a los funcionarios del gobierno de Estados Unidos en medio de las crecientes especulaciones de que el virus se escapó de un laboratorio de Wuhan y estuvo oculto durante meses.

Según el relato de los hechos más reconocido, el COVID comenzó en un "mercado húmedo" de Wuhan que vendía animales vivos a principios de diciembre.

"Una primera visión de los datos muestra el dramático aumento de los contratos de adquisición de PCR en 2019", dice el informe. "El aumento estuvo presente tanto en el valor total del contrato como en el número de contratos".

Sin embargo, según los nuevos datos, la provincia de Hubei gastó 10,6 millones de dólares en 2019 en equipos de PCR, que es un kit estándar en los laboratorios para amplificar pequeñas cantidades de ADN y es crucial para rastrear el COVID, frente a los 5,4 millones de dólares del año anterior y los 4,5 millones de 2017.

Según Internet 2.0, el valor total de los contratos en 2019 fue más significativo que los dos años anteriores juntos. El número de contratos de PCR subió de 89 en 2018 a 135, según el estudio.

La investigación de la empresa se basa en información recopilada de bidcenter.com.cn, un sitio web que sigue los contratos del gobierno chino.

Los autores del informe afirman que el aumento del gasto se debió a los contratos en cuatro instituciones importantes: los Centros Chinos de Control de Enfermedades (CDC) en la provincia de Hubei, el Instituto de Virología de Wuhan, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan y un hospital militar en Wuhan.

Según el documento, esto es fundamental debido a la participación de estos organismos en el control y la prevención de enfermedades en China.

Según el informe, el "aumento significativo del gasto" comenzó en el verano de 2019 y empezó ya en mayo, siete meses antes de que los funcionarios de salud pública chinos advirtieran a la OMS de que una extraña dolencia estaba recorriendo Wuhan.

El informe concluye: "Evaluamos con alta confianza que la pandemia comenzó mucho antes de que China informara a la OMS sobre COVID-19".

Los analistas de Internet 2.0 realizaron una "evaluación robusta y exhaustiva" de cientos de contratos de adquisición de equipos de PCR identificados en bases de datos de código abierto en toda la provincia entre 2007 y 2019.

Una mirada más cercana al gasto en 2019 reveló una "tendencia de compra elevada" por parte de dos laboratorios de pruebas de animales, el ejército chino y el CDC, según el informe.

"Creemos que el aumento del gasto en mayo sugiere que esta es la fecha más temprana de inicio de la posible infección", afirma el estudio, y añade: "Evaluamos con una confianza media que el aumento significativo de las compras de PCR comienza en julio de 2019".

Los investigadores descubrieron contratos por valor de 47.600 dólares gastados en instrumentos de PCR por el Instituto de Virología de Wuhan a principios de noviembre. Una teoría es que el virus puede haber escapado de su laboratorio.

La investigación también suscita preocupación por la compra de 280.000 dólares de equipos de detección de patógenos por parte del CDC de Wuhan en septiembre, que se utilizaron para los Juegos Mundiales Militares celebrados en la ciudad un mes después.

Los atletas han declarado desde entonces que, tras regresar de los Juegos, se sintieron mal con síntomas similares a los del COVID.

Estos hallazgos", dice el informe, "desafían las suposiciones existentes sobre cuándo comenzó la pandemia". El estudio concluye que un aumento significativo del gasto en equipos de PCR se correlaciona con la propagación del COVID-19″.

Desde el comienzo de la pandemia, las pruebas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) se han convertido en algo omnipresente, y son cruciales para el seguimiento del virus y para apoyar prácticamente todas las políticas de aislamiento de los gobiernos.

Según los autores, los resultados corroboran una evaluación oficial no clasificada de los servicios de inteligencia estadounidenses publicada en verano, que afirmaba que la pandemia "se produjo a más tardar en noviembre de 2019".

Sin embargo, Internet 2.0 cree que ocurrió meses antes. "El inventario completo de esta catástrofe todavía se está recopilando", escribió Robert Potter, uno de los autores del informe.

"Lo que está claro es que la investigación sobre el encubrimiento del virus todavía tiene una distancia que recorrer antes de que se entienda completamente", añadió. "Los datos presentados aquí nos dan una fuerte indicación de que el brote comenzó antes de diciembre de 2019, lo que significa que la brecha de información y la ventana para la aparición del virus es más grande que cuando comenzamos este proyecto."

Los expertos afirmaron que no sabían cómo se transmitió el virus inicialmente, y añadieron: "El hecho de que China haya hecho todo lo posible para asegurarse de que no se pueden obtener pruebas concluyentes significa que, por desgracia, tendremos que basarnos en datos de terceros. La única respuesta en la que ya podemos confiar es que China encubrió la información inicial sobre el virus y ha puesto trabas desde el principio".

China ha negado continuamente que el virus haya sido causado por una contaminación de laboratorio, aunque el presidente chino, Xi Jinping, indicó la semana pasada que era necesario investigar más los orígenes del virus.

Los funcionarios afirmaron en un comunicado que China había sido "abierta". Habían "divulgado inmediatamente la información sobre la epidemia dentro y fuera del país, a la OMS y a la comunidad internacional, y determinado y publicado inmediatamente la secuencia genética completa del virus".

En julio, Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud, confesó que la organización había descartado la idea de una filtración en el laboratorio demasiado rápido. También afirmó que los esfuerzos del gobierno chino por ocultar documentos e información críticos relacionados con la investigación obstaculizaron la investigación de los orígenes de la pandemia, según The Blaze.

En junio, los medios de comunicación estatales chinos mencionaron a un alto epidemiólogo que instaba a investigar a Estados Unidos como presunto origen del coronavirus.
"Todos los temas relacionados con las armas biológicas que tiene el país deben ser objeto de escrutinio", dijo Zeng Guang.