El desplome de temperaturas favorecido por el anticiclón situado sobre la Península y Baleares, y la inversión térmica que provoca durante las noches, han dejado un fin de semana con mínimas extremadamente bajas. A excepción de Canarias, no se espera un cambio en la tendencia y las madrugadas serán cada vez más frías hasta finales de semana, cuando un frente desde el Mediterráneo puede traer inestabilidad.
Progresión de las temperaturas mínimas y las heladas en la tercera semana de enero.
© METEORED
Progresión de las temperaturas mínimas y las heladas en la tercera semana de enero.
El fin de semana ha sido plenamente invernal, soleado pero con temperaturas frías que esta noche han bajado los termómetros hasta los -10 grados en el interior peninsular, sobre todo en el sistema ibérico. Según informa la web de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la mínima más baja de todo el país se ha registrado en Martinet (pirineo leridano), donde los termómetros han marcado los -11,5 grados centígrados.

Con mínimas de -10 grados han pasado la noche también en Puerto del Pico (Ávila), con -10,8 grados, Molina de Aragón (Guadalajara), con -10,5 grados, Llorac (Tarragona), con -10,1 grados, y Palacios de la Sierra (Burgos), con -10 grados. Además, Morón de Almazán, en Soria, y La Seu d'Urgell en Lleida, han llegado a los -9,8 grados, Sigüenza, en Guadalajara, ha registrado los -9,7 grados y San Pedro Manrique (Soria) y Santa Eulalia del Campo (Teruel), han llegado a los -9,6 grados.

Desde el lunes, continuará predominando el tiempo anticiclónico que deja a nueve comunidades autónomas en aviso amarillo por temperaturas muy bajas sobre todo por la mañana, mientras se producirán heladas generalizadas en buena parte de la península ibérica y las Islas Baleares, según informa Aemet.

El aviso amarillo por descenso de valores se ha activado en Aragón, Islas Baleares, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Navarra, País Vasco, La Rioja y Comunidad Valenciana. Se registran heladas de cierta intensidad en buena parte del interior norte, centro y sureste peninsulares así como en Baleares y posibles bancos de niebla matinales en el interior del sureste peninsular, medio Duero y depresiones del noreste.

En cambio, habrá vientos del sureste con intervalos de fuerte en Canarias, con tormentas y precipitaciones localmente fuertes o persistentes en las islas occidentales. La semana empezará con cielos nubosos o cubiertos en el archipiélago canario, con precipitaciones abundantes, más intensas y acompañadas de tormentas ocasionales y localmente fuertes o persistentes en las islas occidentales.

De cara al resto de la semana, la Aemet pronostica que seguirá el tiempo anticiclónico, seco y soleado. No se descarta alguna lluvia débil en el Cantábrico oriental o alto Ebro y de manera ocasional en el extremo norte de la Península, área mediterránea y Estrecho, donde continuará soplando viento de levante con intervalos de fuertes, al igual que en el Ampurdán.

A lo largo de estos días no se esperan nevadas ni grandes cambios en las temperaturas, pero seguirán produciéndose heladas en amplias zonas del interior norte, centro y este de la Península, más intensas en la mitad norte, especialmente en Pirineos. En Canarias soplarán vientos de componente sur y este, con posibilidad de precipitaciones, más probables y abundantes en la parte occidental.

Por otra parte, las previsiones meteorológicas para lo que queda de mes indican que los termómetros seguirán marcando valores bajos en casi toda la Península y en el archipiélago balear, con heladas en casi todo el interior pero dejando al margen hasta la última semana a la mitad occidental de Andalucía, el litoral mediterráneo y el oeste de Galicia.

En general las lluvias serán escasas, aisladas y de intensidad débil y sólo serán más probables en los Pirineos. En lo que respecta a Canarias, podría llover ligeramente, pero las temperaturas serán suaves, por encima de los 20 grados al mediodía, y las mínimas rondarán los 16 o 17 grados.