La victoria de Javier Milei y sus primeros anuncios hicieron subir las acciones argentinas en Wall Street y el dólar paralelo, aunque de forma moderada. En diálogo con Sputnik, el economista Leonardo Piazza desestimó una corrida cambiaria y afirmó que evitar la hiperinflación dependerá de que Milei aplique un plan "creíble".
peso argentino
© AP Photo / Victor R. Caivano
El feriado del 20 de noviembre en Argentina, correspondiente al Día de la Soberanía Nacional, permitió moderar la reacción de los mercados ante el triunfo del candidato libertario Javier Milei, que mantiene su intención de dolarizar la economía, privatizar empresas y aplicar un importante ajuste fiscal.

En diálogo con Sputnik, el economista argentino Leonardo Piazza explicó que, a pesar de que el sistema financiero oficial no operó desde el viernes anterior a las elecciones, ya podían leerse algunas reacciones de los mercados a través de indicadores no oficiales.

Uno de ellos, señaló, fue una suba de acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street, entre las que se ubicó YPF, cuyos ADR (American Depositary Receipts) en Nueva York llegaron a subir por encima del 40%.
"Podríamos decir que el mercado está tomando moderadamente bien que la elección la haya ganado Javier Milei", sentenció Piazza, director de LP Consulting.
El experto también señaló que el dólar cripto — que resulta del precio al que se intercambian criptomonedas y que funciona las 24 horas todos los días del año — tuvo un incremento considerable desde que la tarde del domingo 19, a medida que la victoria de Milei cobraba más fuerza. "El dólar cripto se estaba moviendo en el rango de los 900 y 950 pesos pero conocidas las primeras tendencias saltó a los 1.200 pesos", contó.

De todos modos, Piazza advirtió que ese mismo indicador tuvo cierta estabilización hacia el lunes 20 — consolidándose cerca de los 1.000 pesos — y quitó trascendencia a la posibilidad de un salto exacerbado del dólar en el mercado paralelo argentino. "Veo una volatilidad en el tipo de cambio informal pero muy tranquila y no desbordada. Tampoco veo una corrida bancaria fuerte, porque ya la hubo", sostuvo.

Para el analista, esto es así porque "la gente ya se dolarizó" en los últimos meses, tomando recaudos ante posibles subas provocadas por los resultados electorales.

Aun así, Piazza consideró crucial que los primeros contactos entre Milei y el interlocutor que tenga en el Poder Ejecutivo — sea el presidente Alberto Fernández o alguien del equipo del ministro de Economía Sergio Massa — pueda enviarle mensajes tranquilizadores al mercado. "Que se sienten y le digan al mercado: de acá al 10 de diciembre 'la deuda en pesos sigue tranquila y no se toca' y que se tomen dos o tres medidas que tranquilicen la transición", apuntó.

Si bien especula con que el eventual plan de dolarización de Milei sería favorecido con una suba del dólar, Piazza recordó que "la dolarización ya no es la misma que planteaba Milei antes", ya que "ahora habla de una dolarización moderada, de una canasta de monedas y de pasos".

De todas maneras, el analista reconoció que una suba del dólar puede beneficiar a Milei en tanto "favorece una licuación de las deudas del Banco Central" concentradas en las Leliqs (letras de liquidez), instrumentos de deuda del Banco Central creados en 2018 con el objetivo de quitar pesos de circulación.

Piazza recordó que la deuda que el Banco Central tiene por los intereses de las Leliqs representa casi seis puntos del PBI argentino, por lo que se trata de uno de los asuntos cruciales que Milei quiere afrontar para poder quitar el cepo al dólar, en el marco de una política de "shock" para la economía argentina.

Para Piazza, de ese plan del nuevo presidente dependerá si Argentina puede salvarse de una hiperinflación, un fenómeno monetario con el que, aseguró, el país ya se encuentra "coqueteando".
"Si Milei de alguna manera pone en marcha un plan de estabilización creíble, que apunte al manejo de las cuentas fiscales, alguna solución al déficit de las Leliqs y sin la disrupción de un cierre del Banco Central o una dolarización plena, creo que todavía estamos a tiempo de que la hiperinflación no llegue", analizó Piazza.
El economista consideró que esa credibilidad también estará dada por la figura que Milei elija como ministro de Economía y si "va a tener algún ancla en el Fondo Monetario Internacional y en los organismos multilaterales".


La otra arista está, consideró el experto, en la "conflictividad social" que las medidas de Milei despierten. "No me refiero a la pobreza y la inflación de la canasta básica sino a lo político, fundamentalmente en el Conurbano Bonaerense", una región del área metropolitana de Buenos Aires donde el peronismo se mantiene fuerte.
"Esperemos que los políticos, tanto los salientes como los que entran, tengan la capacidad de generar cierta armonía y que el primer plan económico de Milei tenga éxito para poder encausar la economía en un crecimiento sostenido en el tiempo y que sea creíble", sintetizó.