Los desplazados en la Franja de Gaza comenzaron a regresar a sus hogares con la entrada en vigor de la tregua de cuatro días entre "Israel" y Hamas que incluye un alto el fuego total. La tregua se hizo efectiva este 24 de noviembre a las 7:00 hora local tras siete semana de agresión israelí, que incluye un acuerdo para la liberación de 50 rehenes a cambio de 150 presos palestinos.
Al Manar
© Al Manar
Los aviones de ocupación se retiraron completamente del espacio aéreo del sur de la Franja de Gaza.

Está previsto que 13 prisioneros sionistas sean entregados a las 16:00 horas a cambio de la liberación por parte del enemigo de 39 prisioneros palestinos, según fuentes palestinas.

Sin embargo, el asesor del primer ministro y portavoz del ministerio de asuntos exteriores de Qatar, Majed Al-Ansari, había anunciado previamente que el primer grupo de 13 "mujeres y niños" serán liberados alrededor de las 4:00 de la tarde del viernes y que la tregua podría durar más de los cuatro días iniciales sin revelar el número de palestinos que serán liberados durante el primer día de tregua.

También está previsto proporcionar ayuda a todas las zonas de la Franja de Gaza, incluido combustible y gas para cocinar.


Los tanques sionistas se retiraron de las calles que habían entrado en la ciudad de Gaza y estaban posicionados al oeste y al sur de la ciudad. También se retiraron de las zonas del norte de la Franja de Gaza hacia los lados occidental y norte.

La tregua humanitaria se alcanzó tras un acuerdo entre la ocupación israelí y el movimiento Hamas, con mediación de Qatar, Egipto y EEUU.

Es de destacar que las batallas entre las facciones de la resistencia y el ejército de ocupación continuaron incluso poco antes de que la tregua entrara en vigor en más de un eje y frente en la ciudad de Gaza: en Yuhr al-Dik, el barrio de Sheij Radwan, además de los ejes de la incursión del ejército israelí en Beit Hanun, al norte de la Franja de Gaza.

El número de mártires durante la agresión, que duró 49 días, ascendió a 14.854, entre ellos más de 6.150 niños y más de 4.000 mujeres, mientras que unos 7.000 palestinos siguen desaparecidos bajo los escombros y el número de heridos superan los 36.000.