Los recientes ataques contra Boris Johnson indican que "Occidente está buscando una salida" del conflicto ucraniano, señala a Sputnik la exanalista del Pentágono, Karen Kwiatkowski. En sus palabras, el papel del ex primer ministro para frustrar el proceso de paz entre Rusia y Ucrania en 2022 lo hace "un excelente chivo expiatorio".
Boris Johnson
© AP Photo / British Prime Minister Boris Johnson at Thales weapons manufacturer in Belfast, Monday May 16, 2022
Uno de los participantes en el proceso de paz por la parte ucraniana, David Arajamia, reveló recientemente que el conflicto en Ucrania podría haber terminado en 2022 durante las negociaciones entre Moscú y Kiev en Estambul, pero el ex primer ministro británico Boris Johnson dio instrucciones de no firmar nada con la parte rusa.
"Creo que está claro que tanto EEUU como el Reino Unido querían que Ucrania abandonara la mesa de negociaciones y siguiera luchando por Donbás. La persuasión de Boris Johnson fue clave para el abandono del proceso de paz de 2022", recordó Karen Kwiatkowski.
La reciente reiteración pública de esta presión por parte de ambos Estados indica que "Occidente está buscando una narrativa de salida" del conflicto ucraniano.

En este contexto, la figura del ex primer ministro británico sirve de "un excelente chivo expiatorio público", declaró la teniente coronel retirada de la Fuerza Aérea estadounidense. Por consiguiente, la experta no rechaza la posibilidad de nuevos informes en los que "se culpará a un militar corrupto y a otras personas en Ucrania por dar 'malos' consejos a [el presidente de Ucrania, Volodímir] Zelenski".

Dicho escenario, prosiguió, tendrá lugar solo en caso de que Occidente opte por "proteger" al actual mandatario del Estado y tratar de "no colocar todo el desastre ucraniano sobre la cabeza de Zelenski".

Entretanto, Kwiatkowski cree que la presenciada fase de revelación pública de la verdad, al contrario, tenga como objetivo "retirar a Zelenski" y poner fin al conflicto con "la menor humillación de Occidente posible".
"Me preocupa que los belicistas occidentales no estén coordinando con Polonia, Alemania y Lituania los planes de posguerra para Ucrania y para Zelenski, y podríamos asistir a una divergencia de objetivos y métodos. Típico de una guerra proxy, los proxies sufren de principio a fin, y los promotores de la guerra simplemente desaparecen en la siguiente crisis", concluyó.
El 24 de noviembre, el líder de la facción Servidor del Pueblo en la Rada Suprema y miembro de la delegación de Ucrania en las negociaciones con Rusia en 2022, David Arajamia, reveló las peculiaridades del proceso de paz en una entrevista con un canal ucraniano.

Según Arajamia, la principal exigencia de la parte rusa era la neutralidad de Kiev. Asimismo, a la pregunta de por qué Ucrania se negó a aceptar las condiciones de Rusia, destacó que en esta decisión influyó, entre otras cosas, el entonces primer ministro británico. "Más que eso, cuando volvimos de Estambul, Boris Johnson vino a Kiev y dijo que no firmaríamos nada con ellos en absoluto y que fuéramos a combatir", afirmó.