El encargado de negocios interino de la Delegación Permanente de Siria ante las Naciones Unidas, Al-Hakam Dendi, confirmó que es una responsabilidad jurídica y una necesidad humanitaria la condena del Consejo de Seguridad de las violaciones de la soberanía, la unidad y la integridad territorial de Siria representadas por la presencia militar ilegal y la escalada de ataques israelíes.
al hakam dendi
Las declaraciones del diplomático sirio se produjeron durante una sesión del Consejo de Seguridad celebrada hoy.

El delegado sirio señaló que algunos países occidentales son involucrados y cómplices de los crímenes de genocidio cometidos por el ocupante israelí contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza y de sus repetidos ataques a la infraestructura civil en Siria y el Líbano.

Asimismo, detalló que Occidente continúa imponiendo medidas económicas ilegales a Siria que privan a su pueblo de los alimentos, atención médica, electricidad, vivienda y servicios necesarios.

El diplomático explicó EEUU persiste en sus políticas destructivas al insistir en su presencia militar ilegal en territorio sirio, apoyar a organizaciones terroristas y milicias separatistas y robar las riquezas del pueblo sirio.

Enfatizó que el gobierno de Siria está interesado en que la ayuda humanitaria llegue a quienes la necesitan en todo el país.

"Nos sorprende que algunos equipos de la ONU se estén comunicando con organizaciones terroristas incluidas en las listas del Consejo de Seguridad, y destacamos la necesidad de detener esto de inmediato", manifestó.

Concluyó que Siria exige poner fin a la politización del trabajo humanitario, así como el levantamiento inmediato e incondicional de las medidas coercitivas unilaterales.