El ministro de Defensa de Ucrania, Rustem Umérov, anunció que los refugiados de su país que se han instalado en distintos lugares de Europa podrían ser llamados a las filas para reforzar el Ejército de Kiev, reportó el diario británico 'The Times'.
refugiados
© AP Photo / Markus Schreiber
Umérov declaró recientemente al diario alemán Bild que los hombres de entre 25 y 60 años podrían recibir un citatorio para presentarse en los centros de reclutamiento. En caso de no presentarse como voluntarios, se enfrentarían a sanciones no especificadas.

"Queremos justicia para todos, porque se trata de nuestro propio país. Les enviamos una invitación", dijo el ministro de Defensa. "Todavía estamos debatiendo qué debe ocurrir si no vienen voluntariamente".

"No es un castigo defender a tu país y servirlo. Es un honor", aseguró el funcionario ucraniano.

Según The Times, a los refugiados ucranianos se les informaría por adelantado sobre cómo se les entrenaría y equiparía, dónde y cuándo servirían y cuándo se les daría de baja. También se les daría la oportunidad de elegir qué papel desempeñar en función de sus aptitudes.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, declaró anteriormente que los generales de su país pretendían movilizar hasta medio millón de nuevos soldados debido a los temores por la incertidumbre de la ayuda militar de Occidente a Kiev.

Según el Gobierno ucraniano, la mayoría de los soldados de su Ejército son voluntarios, muchos de los cuales han estado luchando casi sin descanso desde el comienzo de la operación militar especial de Rusia en febrero del año pasado.

Según la legislación ucraniana, solo pueden ser movilizados los hombres de entre 27 y 60 años, aunque los más jóvenes pueden presentarse voluntarios. Los reclutas de entre 18 y 20 años no pueden ser enviados al campo de batalla, de acuerdo con la normativa.

The Times señala que, según datos de las autoridades alemanas, un total 221.571 ucranianos de entre 18 y 60 años ha llegado a Alemania desde febrero de 2022. Unos 189.484 de ellos siguen registrados en el país. Se cree que otros 100.000 hombres ucranianos viven en Alemania sin estar registrados.

Las reticencias a entregar más recursos económicos a Kiev crecen entre los legisladores republicanos en Estados Unidos, quienes alegan que no hay suficiente control sobre esos recursos y tampoco garantías de que Ucrania vaya a ganar en el conflicto contra Rusia.


Mientras tanto, los congresistas estadounidenses mantienen congelado un paquete de ayuda de más 60.000 millones de dólares, cuya aprobación está condicionada a la implementación de diversas medidas de seguridad fronteriza.

Los refugiados ucranianos han sido recibidos en Europa, pero en países como Irlanda, por ejemplo, ya no pueden seguir siendo subsidiados planamente por el Estado. En noviembre pasado, las autoridades de esa nación informaron que dichas personas ya tendrán que pagar por su alojamiento y adaptarse a cambios en los apoyos sociales que reciben.