Níger, Mali y Burkina Faso decidieron retirarse de la Comunidad Económica de los países de África Occidental (Cedeao), según el comunicado conjunto publicado este domingo por el Consejo Nacional por la Salvaguarda de la Patria (CNSP) nigerino en su canal de la red social X.
CEDEAO
© AP Photo / Misper Apawu
"Los jefes de Estado de Burkina Faso, Mali y Níger, asumiendo todas sus responsabilidades frente a la historia y respondiendo a las expectativas, preocupaciones y aspiraciones de sus poblaciones, deciden con total soberanía la retirada inmediata de Burkina Faso, Mali y Níger de la Cedeao", destaca la nota.

Los tres países acusan a la Cedeao de estar bajo la influencia de potencias extranjeras y haber traicionado sus principios fundacionales, así como de haberse "convertido en una amenaza para sus Estados miembros y sus poblaciones".
"La organización no brindó asistencia a nuestros Estados en el contexto de nuestra lucha contra el terrorismo y la inseguridad", resalta el texto.
También se señala que el bloque regional introdujo "sanciones ilegales, ilegítimas, inhumanas e irresponsables".

El 26 de julio de 2023, un grupo de oficiales integrados en el CNSP proclamaron la destitución del entonces presidente Bazoum, alegando "el continuo deterioro de la situación de seguridad" y la "mala gobernanza económica y social". Al día siguiente, el mando del Ejército nigerino proclamó que se une a los oficiales golpistas para evitar un baño de sangre y preservar la integridad física de Bazoum.

El 28 de julio se anunció que el general Omar (Abdourahamane) Tchiani, excomandante de la guardia presidencial, asume la jefatura del CNSP y las funciones de "presidente de transición" en Níger.

Numerosos países y organismos internacionales condenaron en términos enérgicos el golpe militar en Níger, suspendieron sus programas de cooperación con el país africano y exigieron la restitución del orden constitucional.

La Cedeao ordenó a principios de agosto activar y desplegar su fuerza de reserva para una posible intervención militar en Níger, sin descartar la opción de un arreglo político.

Además, la Cedeao suspendió la ayuda financiera a Níger, cerró las fronteras, canceló las transacciones comerciales con el país, impuso una prohibición de viaje y congeló los activos de los militares rebeldes, sus familias y de todos los que acepten "participar en las instituciones" establecidas por los golpistas.