Cometa Elenin
© NASA
Cometa Elenin
El cometa Elenin se desintegró totalmente y de él solo queda un imperceptible rastro de partículas, informó hoy la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA).

Los restos de la roca que ha sido muy vigilada en los últimos tiempos por su aproximación a la Tierra y posible impacto, se mantienen en la misma trayectoria alrededor del sistema solar, y pasarán casi 12 milenios antes de que vuelvan a ser visibles por los terrícolas, señalan los expertos de la NASA.

Elenin se ha roto, algo que sucede con frecuencia cuando los nuevos cometas pasan cerca del Sol, explicó Don Yeomans, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Los cometas están formados de hielo, roca, polvo y compuestos orgánicos y pueden llegar a tener varios kilómetros de diámetro, pero son frágiles y débilmente unidos como bolas de polvo, expresa. Así que no hace falta mucho para que un cometa llegue a desintegrarse y, una vez que se rompe, "no hay esperanza de reconciliación".

Elenin fue descubierto por el astrónomo ruso Leonid Elenin, en diciembre de 2010, pero solo en agosto de 2011 pudo ser observado por una cámara de la sonda STEREO-B de la NASA. Entonces se estimó que el objeto se acercaría a la Tierra a una distancia mínima, de 34,9 millones de kilómetros.