Persiste la alerta iniciada el 14 de abril por un aumento de flujos de electrones integrales de 2MeV sobre el nivel de 1000pfu.
erupción solar
© NASA / SDO / AIA
Tormenta con erupción solar registrada el 16-4-2012.
Una espléndida imagen tormenta solar publicó la NASA donde se observa una explosión con eyección de masa coronal al exterior de magnitud M1 que no fue direccionada a la Tierra.

La tormenta se registró en el lado izquierdo del Sol, el 16 de abril a la 13:45 hora del Este.

La imagen fue captada por el Observatorio Dinámico Solar (SDO) de la NASA con una longitud de onda de 304 Angstrom que suele ser de color rojo, como se aprecia en la imagen.

Se ven prominencias solares conocidas como filamentos que salen fuera de la superficie solar. El material mas rojo brillante es el plasma, un gas caliente compuesto de hidrógeno y helio cargado eléctricamente.

"El plasma fluye a lo largo de una estructura complicada y retorcida de los campos magnéticos generados por el dínamo interno del sol", explica la NASA.

"Una prominencia en erupción se produce cuando dicha estructura se vuelve inestable y estalla hacia afuera, liberando el plasma".

Las Tormentas solares pueden enviar llamaradas solares, eyecciones de masa coronal CME, con plasma, corrientes de viento solar en alta velocidad y partículas energéticas solares. Solo cuando se direccionan a la Tierra y cruzan su campo magnético tendrían algún impacto. De otra manera pueden tener impacto con los satélites o naves espaciales que se encuentren en su cercanía.

Se prolonga la alerta por un aumento de flujos de eectrones

El Centro de Prevención de Clima Espacial de la Agencia Atmosférica y Oceánica NOAA de Estados Unidos anuncia hoy que persiste la alerta indicada el 14 de abril por un aumento de flujos de electrones integrales de 2MeV sobre el nivel límite de 1000pfu. Se registran valores sobre 7.000 el día de ayer y sobre 6.000 pfu el día de hoy.

Los impactos Potenciales son en los sistemas de satélites, los cuales pueden experimentar una carga significativa que resulta de un mayor riesgo a los sistemas que los operan.