Imagen
© Desconocido
Los vehículos pesados se encuentran 'embolsados' en varias áreas de servicio de la A-52 como medida de prevención de accidentes.
Más de 150 camiones permanecen retenidos por orden de la Subdelegación del Gobierno en Zamora en áreas de descanso de la A-52 desde primera hora de la mañana para evitar accidentes en la autovía después de las copiosas nevadas caídas durante la madrugada, algunas de ellas, con aparato eléctrico incluido", aunque las previsiones meteorológicas indicaban que se acumularían en torno a seis centímetros, según explicó a Ical la subdelegada del Gobierno en Zamora, Pilar de la Higuera.

Aunque se sigue permitiendo la circulación de los turismos por la zona, la Subdelegación decretó a las diez de la mañana el 'embolsamiento', como comúnmente se conoce a la derivación de ciertos sectores del tráfico rodado a áreas habilitadas para ello en casos de alerta, "porque la nevada que estaba cayendo era muy intensa y la circulación se había hecho muy difícil y había que evitar el riesgo de lo que se llama en lenguaje técnico 'hacer la tijera', es decir, que algún camión se cruzara en la vía", señaló De la Higuera.

La nevada, que afecta desde el kilómetros 85 de la A-52, a la altura del término municipal de Requejo, hasta el límite con la provincia de Ourense, ha provocado la acumulación de vehículos de gran tonelaje en Quintanilla de Urz, Puebla de Sanabria, Rionegro del Puente y Mombuey. "Hay qu celebrar que no se haya producido ningún accidente. Se ha trabajado intensamente toda la noche con quitanieves y echando fundentes.

La Guardia Civil y todos los efectivos de carreteras permanecen "pendientes", ya que "aunque la situación está mejorando ligeramente en las últimas dos horas", la alerta declarada esta mañana se mantendrá durante toda la jornada y es previsible, según la subdelegada del Gobierno, que se prolongue durante "todo el día de mañana".

Autobús atascado

Por otra parte, aunque en menor medida que la Alta Sanabria, también ha estado afectada desde las siete de la mañana el entorno de Alcañices, localidad fronteriza perteneciente a la comarca de Alliste. Un autobús escolar con un alumno quedó atascado entre las localidades de Ferreruela y Puercas y la Guardia Civil "llevó en su propio vehículo al niño a su domicilio", tal y como explicó a Ical De la Higuera.

La subdelegada se puso en contacto a las siete menos cuarto de la mañana con el delegado de la Junta de Castilla y León en Zamora, Alberto Castro, para coordinar el operativo.