Algunos especialistas desean regular los mensajes que los científicos envían para encontrar vida alienígena en el espacio.
John Gertz, fiduciario emérito y ex presidente del consejo de administración del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI, por sus siglas en inglés), ha advertido del peligro que supone enviar determinados mensajes a alienígenas en un artículo que publica la revista científica Journal of the British Interplanetary Society, pero ya está disponible en Internet.

Este especialista aboga por la búsqueda de vida fuera de la Tierra que no implique una comunicación inminente y aboga por instar los países elaboren"procedimientos rigurosamente definidos y aplicados" para regular los mensajes que se envían al espacio —desde materiales hasta radioseñales y conocidos como METI—, un riesgo sobre el cual ya advirtió en otras ocasiones.

En este sentido, Gertz cree que el reciente involucramiento de China en este campo y las "mayores capacidades" y "los esfuerzos intensificados" de los científicos que buscan el contacto con extraterrestres representan un peligro, porque sus iniciativas pueden resultar "insensatas, no científicas y poco éticas".

El problema con China

El año pasado, China inauguró el radiotelescopio FAST y anunció que también empleará su tecnología para buscar inteligencia fuera de nuestro planeta en colaboración con la iniciativa internacional Breakthrough Listen del multimillonario ruso Yuri Milner.

En opinión de Gertz, si los chinos contactan con alienígenas de manera independiente no se puede estar seguro de que compartirían esa noticia. Para argumentar esta desconfianza, el fiduciario emérito del SETI recuerda que, en 2007, China destruyó un satélite propio con un misil y propagó un gran número de piezas de basura espacial potencialmente peligrosas para otros dispositivos.

Finalmente, John Gertz se lamenta de que no existan acuerdos ni leyes que establezcan qué hacer a la hora de lograr un contacto con extraterrestres, con lo cual nada impide que alguna potencia u organización envíe mensajes como si fuera la única que forma parte de la humanidad.