León Tolstói vivió hasta los 82 años. Si bien puedes pensar que sus libros son algo anticuados y que no servirán de nada en tu vida actual, estás equivocado. Con increíbles personajes en sus obras que reflejan algunos de los problemas que tienen lo jóvenes hoy, es muy fácil identificarse con ellos. Aquí te mostramos 5 razones según la bloguera Lucy Horner sobre por qué debemos darle al líder de la literatura rusa una oportunidad:

© Desconocido
León Tolstoi descansado en el bosqe

En general, el libro "Guerra y Paz" no es una la lectura que tiente a un veinteañero a primera vista. Lo mismo sucede con otros libros de Tolstói como "La muerte de Iván Ilich" y "Resurrección". Sin embargo, el autor es en realidad muy apropiado para que lo lean los jóvenes de nuestra sociedad actual. Aunque vivió en Rusia hace más de 100 años, él y sus personajes sabían todo acerca de la ambición, el fracaso, el estrés y la lucha por el significado y la bondad.

1. Tolstói siempre trataba de ser mejor

A los 18 años él comenzó un "diario de actividades diarias", en donde establecía las metas para cada día y creaba reglas que supuestamente desarrollarían su fuerza de voluntad. Ahí él incluía las siguientes actividades:

-Despertarse a las 5.

-Sólo hacer 1 cosa a la vez.

-Visitar un burdel sólo 2 veces al mes.

-Evitar las comidas dulces.

-Dejar de preocuparse por la opinión de otras personas.

-Ayudar a los menos afortunados.

Este tema de ser una mejor versión de sí mismo aparece en muchas de sus novelas, sobre todo con el personaje Nejliúdov en su libro "Infancia, Adolescencia y Juventud":
"Mejorar la humanidad y eliminar todos los vicios que tenemos los humanos y la infelicidad, parecía suficientemente posible para nosotros en ese momento, ya queaparentaba ser un asunto fácil y sin complicaciones el reformarnos a nosotros mismos, dominar nuestras virtudes y ser feliz".
2. Tolstói también sabía todo sobre el fracaso

Probablemente te hará sentir un poco mejor acerca de ti mismo, que sus objetivos no siempre salían según lo previsto. De hecho, rara vez lo hicieron. Hubo días en los que mantuvo su régimen y sus reglas, pero también hubo otros en los cuales no hizo "nada", "casi nada", hizo cosas "mal" o donde "durmió de más". Sin embargo, si no se hubiese fijado unas expectativas tan altas, tal vez nunca habría creado las obras maestras que hizo.
"Este es el segundo día en el que he sido indolente y que he fallado para llevar a cabo todo lo que me había propuesto a mí mismo ¿Por qué? No lo sé. Sin embargo, no me debo desesperar. Voy a obligarme a mí mismo a estar activo", en Los diarios de León Tolstoi.

3. Los personajes de Tolstói no siempre encajan, pero vamos a ver esto como algo positivo


Encontrarme con Pierre Bezukhov en "Guerra y Paz" fue uno de los momentos más importantes de mi adolescencia, y ahora el personaje se ha convertido tanto en un mentor como en un reflejo de mi yo veinteañero. Al comienzo del libro, Pierre se encuentra en las dos décadas y recién regresa a casa tras 10 años fuera. Detrás de sus gafas está incómodo, ansioso y se siente fuera de lugar al llegar a Rusia, ya que conoce poco. Sin embargo, Pierre se esfuerza y es uno de los pocos personajes de la literatura que realmente logra lo que quiere. Hay mucho que decir acerca de no seguir a la multitud.

4. Tolstói quería encontrar sentido y simplicidad en un mundo caótico

Con los medios sociales y la tecnología convirtiéndose en parte de nuestra vida, puede ser difícil encontrar la paz, la meditación y experiencias significativas. "La Felicidad de la Familia" tiene algo particularmente importante de sabiduría en este tema, la siguiente cita también es mencionada en el libro y la película "Into the Wild":
"Una vida aislada y tranquila en el campo, con la posibilidad de ser útil para quienes es fácil hacer el bien -la gente- y que no están acostumbrados a que se lo hagan. Y un trabajo que se espera sea de utilidad. Y el descanso, la naturaleza, libros, música, amar al prójimo. Ésa es mi idea de felicidad".
No necesitamos irnos al campo, pero si podemos dar prioridad a los otros aspectos que menciona el autor como lo son: salir fuera, descansar, leer y socializar.

5. Tolstói sabía cómo se sentía la ansiedad y el pánico, y también sabía cómo superarlos

Durante un viaje a la región de Penza en 1869 para ver algunas tierras, Tolstói paró durante la noche en un hotel para descansar. A pesar de sentirse "muy bien", a las 2 de la mañana sufrió un ataque de pánico y fue abrumado con sentimientos de desesperación, miedo y terror.

Sin embargo, Rosamund Bartlett explicó en su libro "Tolstoi: Una Vida Rusa", cómo yendo en el mismo viaje, Tolstói disfrutaba mirando por encima de él hacia las puntas de los altos árboles de pino para contemplar algo más grande que él mismo. Para él y muchos de sus personajes, la superación de un momento de ansiedad puede requerir sólo mirar a su alrededor y salir de nuestras cabezas.

Un gran ejemplo de esto, es una famosa cita del Príncipe Andrei en el campo de batalla de "Guerra y Paz":
"¡Sí! Todo es vanidad, todo es una ilusión, todo menos el cielo infinito. No hay nada, nada, eso es todo lo que hay. Pero ni siquiera hay eso. No hay nada más que el equilibrio y la paz".
No es necesario que empieces con "Guerra y Paz"

Resulta que Tolstói no debe ser enterrado y olvidado por el momento ¿Por qué no recolectar la colección de citas del autor, un "Calendario de la Sabiduría", o empezar a leer sus cuentos de corta duración antes de pasar a los legendarios libros como "Guerra y Paz" o a la tragedia romántica "Anna Karenina"?

Si todavía necesitas que te convenzan, lee el libro de Andrew D. Kaufman "Dá una Oportunidad a Guerra y Paz"o visita la página web Tolstoy Therapy para ver cómo sus obras y las de muchos otros autores, pueden encajar en nuestras propias vidas, sentimientos y situaciones difíciles.