El coaching es una metodología que permite el máximo desarrollo personal y la profesional de los individuos e influye en la transformación de éstos, provocando cambios de perspectiva, aumentando la motivación, el compromiso y la responsabilidad, y como no, el aprendizaje.
© Pixabay
Por tanto, el coaching promueve cambios cognitivos, emocionales y conductuales que amplían la capacidad de acción de la persona.

El coaching educativo no es directivo

El coaching educativo no se basa en la instrucción directiva por parte del coach, sino que ayuda a crear las condiciones apropiadas para aprender y crecer

Posiblemente, uno de los cambios más notorios que puede aportar el coaching en el aula es que esta metodología no consiste en enseñar de forma directiva, sino que permite crear las condiciones propicias para aprender y crecer. Es una metodología experiencial, en la que tanto profesores como alumnos llegan a soluciones a través de su propia autorreflexión. El coaching deja atrás las barreras que pueden imponer las creencias limitantes y los individuos que lo prueban conectan con el aquí y el ahora de manera que se convierten en más resolutivos y creativos.

El coaching se centra en un diálogo (llamado el método socrático) entre los actores que permite el desarrollo de habilidades específicas. Para los profesores, permite conocer sus propios errores para poder modificarlos, y también ayuda a crear entornos educativos y estrategias en el aula más experienciales y enriquecedoras para los alumnos, que también se benefician de estas sesiones tan productivas.

Los profesores pueden tener sesiones con profesionales del coaching o aprender distintas estrategias de coaching para educar mejor a sus alumnos. Pero la relación entre el coach-profesor o profesor alumno, no es una relación de experto, es decir, que el coach no está por encima del coachee. Sino que la relación se encuentra en el mismo nivel, y el coach facilita las estrategias para el autoaprendizaje de uno mismo. El coach es una acompañante en este proceso educativo.

Cómo se benefician los alumnos

Una de las claves del coaching educativo es que no tiene la finalidad de enseñar, sino de buscar la mejora del rendimiento de manera individual. Es común observar en algunas aulas que se les enseña exactamente lo mismo a todos los alumnos sin tener en cuenta sus habilidades y sus puntos fuertes, limitando enormemente su potencial y creatividad.

El coaching educativo incide en la individualidad de las personas, en el potencial cada uno de tus alumnos. Y es que,en muchas ocasiones, aquello que se pretende enseñar no debe limitar el potencial que tienen los alumnos para el aprendizaje. De ahí que el coaching educativo ofrezca una manera distinta de aprender.

5 claves que que deben conocer los profesores o educadores

Para aumentar el potencial de los alumnos, los profesores o educadores pueden conocer las cinco claves del coaching educativo, pues de esta manera los estudiantes pueden beneficiarse de este tipo de metodología. El coaching puede ser un gran complemento para los profesores a la hora de impartir las clase. Pero, ¿cuáles son principios los principios del coaching educativo?
  1. Potencial de los alumnos: una de las clave del coaching educativo no está en instruir, sino en encontrar y desarrollar el verdadero potencial de cada uno de tus alumnos.
  2. Autoconsciencia: Solamente es posible sacar lo mejor de los alumnos cuando seas consciente de tus propias creencias limitantes y adoptes una actitud no directiva y abierta al cambio. En esta relación de aprendizaje debe existir un entorno que permita potenciar la autoconsciencia, la reflexión, la observación y la interpretación de aquello que se experimenta. Esto es aplicable tanto para ti como para tus alumnos
  3. Empoderamiento: Para empoderar a los alumnos y hacerles más independientes, es necesario educarles no a partir del conocimiento, sino a partir de la responsabilidad que implica este conocimiento.
  4. Feedback: El feedback constante es indispensable para poder maximizar el aprendizaje y beneficiarse de las sesiones.
  5. Desarrollo de competencias: Para poder aplicar el coaching en el aula es necesario desarrollar distintas competencias: escucha activa, inteligencia emocional, paciencia, atención, compasión, etc.
Puedes saber más sobre las competencias del coaching en este enlace

Falsos mitos del coaching

Por desgracia, esta disciplina que puede ser realmente útil, está manchada de cierta polémica. Por ejemplo, su popularidad ha causado que exista mucho intrusismo profesional. En otras palabras, muchas personas dicen ser "coachs" cuando no lo son. Algunos de ellos confunden esta metodología con la "charlatanería" o las charlas motivadoras, y otros, con un simple cursillo, piensan que ya son profesionales del coaching.

Pero el coaching es una metodología que bien empleada aporta muchos beneficios para los coachees (los clientes de los coaches), pues éstos adquieren un mayor autoconocimiento, inteligencia emocional, empoderamiento, estructuran mejor sus objetivos y conectan con sus emociones de manera más eficiente.

Los beneficios del coaching

Por mucho que algunos se empeñen en calificar el coaching como una moda pasajera, los coachees que han podido experimentar el proceso de coaching saben lo beneficiosa que es esta metodología para su bienestar y su aprendizaje. Es por ello que el coaching se aplica tanto aspectos de la vida personal, deportiva, laboral y educativa.

Sea cual sea el tipo de coaching, esta práctica está íntimamente relacionada con el cambio y el aprendizaje, pues permite abrir la mente, experimentar y reconocer las emociones, analizar el estado presente para fijar las metas y crear un plan de acción para lograr los objetivos de forma específica, medible, alcanzable, relevante y en un tiempo determinado. El coach guía al coachee durante todo el proceso de coaching y ayuda a que este último sea capaz de desarrollar todo su potencial.

En resumen, el coaching aporta los siguientes beneficios:
  • Permite definir los objetivos
  • Maximiza la creatividad
  • Posibilita una mayor flexibilidad mental y adaptabilidad al cambio
  • Empodera a las personas
  • Mejora las relaciones interpersonales
  • Ayuda a gestionar el tiempo y, por tanto, reduce el estrés
  • Nos ayuda a estar motivados
  • Aumenta al bienestar
  • Ayuda a maximizar el desarrollo personal para llegar más lejos
  • Mejora el autoconocimiento, la autorreflexión y la inteligencia emocional