"Si alguien bebe 50 centilitros de agua corriente con esta concentración de yodo, alcanzará de golpe el límite anual que puede absorber". Es un nivel relativamente elevado", explicó un portavoz de la la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa.

Un índice de yodo radiactivo mil 250 veces superior a la norma fue medido en el mar a unos centenares de metros de la central nuclear accidentada de Fukushima (noreste de Japón), anunció este sábado la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa.

La agencia precisó que los tests fueron realizados por la compañía eléctrica Tokyo Electric Power (Tepco), operadora de la central.

"Si alguien bebe 50 centilitros de agua corriente con esta concentración de yodo, alcanzará de golpe el límite anual que puede absorber". Es un nivel relativamente elevado", explicó un portavoz de la agencia.
Imagen
© Archivo Jornada
Reactor 1 de Fukushima.

Esta fuente precisó que la radiactividad abocada al mar "se diluirá con la marea, lo que significa que hará falta una concentración notablemente más alta para que las algas y los animales marinos la absorban".

No obstante, "la concentración de yodo se reduce a la mitad cada ocho días, por lo que cuando la gente coma los productos del mar, su cantidad probablemente habrá disminuido de manera notable".

El índice de yodo 131 había sido detectado el martes a un nivel 126 veces superior al límite legal fijado por el gobierno en el océano Pacífico en las inmediaciones de la central Fukushima 1 Daiichi.

Los poderes públicos anunciaron entonces un incremento de los controles de los peces y mariscos pescados a lo largo de las costas.

Fukushima, situada a 250 km al noreste de Tokio, resultó gravemente dañada por el sismo y el tsunami del 11 de marzo.

Los sistemas de enfriamiento de cuatro reactores están averiados desde entonces y han causado múltiples incidentes y residuos radiactivos.
Inyectan agua dulce a reactores de planta de Fukushima

La compañía Tokio Electric Power (TEPCO) comenzó este viernes a inyectar agua fresca a los reactores 1 y 3 de la planta de Fukushima para prevenir la cristalización del agua de mar inyectada antes, mientras investiga el origen de la fuga de radiación.

El operador de Fukushima Daiichi afirmó que el agua dulce impedirá que se cristalice la sal del agua de mar que se inyectó previamente para enfriar los reactores, ya que puede formar una corteza en las barras de combustible y disminuir el efecto de enfriamiento.

TEPCO indicó también que está preparado para comenzar a inyectar agua fresca en el núcleo del reactor 2 mañana sábado, de acuerdo con despachos de la agencia japonesa de noticias Kyodo.

La inyección de agua dulce fue anunciada después de que la compañía reportó horas antes niveles peligrosos de radiación en agua encontrada cerca de uno de los cuatro reactores afectados, lo que planteó la posibilidad de que su núcleo estuviese dañado.

El jefe del gabinete japonés Yukio Edano indicó la tarde de este viernes que una investigación rigurosa está en curso para determinar la causa de la fuga, después de que el agua mostró niveles de radiación 10 mil veces más altos de lo normal.

Los niveles de radiación han aumentado el riesgo de que más trabajadores estén expuestos a sustancias radioactivas, obstaculizando los esfuerzos para restaurar el equipo dañado, en particular el sistema de enfriamiento de los reactores.

Sin embargo, en un intento por evitar el pánico, la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón reiteró que el reactor 3 ha sido dañado pero que no va más allá de eso.

El reactor 3 es diferentes de los otros en que utilizaba combustible mixto de plutonio-uranio para producción de energía cuando automáticamente se detuvo como consecuencia del terremoto y tsunami que golpearon la costa este de Japón el pasado 11 de marzo.