© Chris Dunn.2007
Fotocomposición. Uso de herramientas comunes para trabajar la piedra en el antiguo Egipto. (Egyptraveluxe Tours) La conocida como "Lámpara de Dendera”. (Olaf Tausch/CC BY 3.0) Guiza, Egipto. Primer plano de una perforación realizada en granito con surcos en espiral.

El antiguo Egipto es conocido por sus muchos logros tecnológicos y artísticos, por la construcción de pirámides y templos, la invención de un sistema de escritura jeroglífico y por sus avances en medicina, astronomía y muchos otros campos. Por supuesto, hay otra habilidad por la que los egipcios son particularmente famosos: sus trabajos en piedra. Un tema particularmente controvertido es el relativo a cómo los antiguos egipcios eran capaces de cortar y tallar el granito sólido, algo considerablemente más difícil que tallar otras rocas sedimentarias mucho más blandas, como la piedra caliza o la arenisca.


Primera hipótesis: los egipcios utilizaban herramientas comunes para agujerear y partir el granito

La actual teoría arqueológica oficial es que los antiguos canteros egipcios utilizaban herramientas de madera, bronce y cobre para cortar el granito. Otros, sin embargo, han sugerido que lo hacían equipados con herramientas más avanzadas que todavía están por descubrir. Por el momento, el balance de las evidencias encontradas parece sugerir la idea oficial de que el uso de primitivas herramientas de madera y metal por parte de canteros normales y corrientes les fue suficiente a los antiguos egipcios para cortar y trabajar el granito.


Reproducciones de herramientas utilizadas por los maestros canteros del antiguo Egipto para tallar la piedra. (St. Luke's Finsbury/Stephen Critchley) ¿Era suficiente la utilización de primitivas herramientas de madera y metal por parte de canteros normales y corrientes para cortar y trabajar el granito?
Los primeros arqueólogos occidentales modernos en estudiar el antiguo Egipto durante el siglo XIX eran en su mayoría caballeros de clase alta, sin experiencia alguna en relación con los trabajos artesanales. A consecuencia de ello, cuando se encontraron con semejantes estructuras pensaron que no era posible construirlas a base de golpes de cincel y martillo, por lo que supusieron que las gentes de aquella época debían tener acceso a herramientas más avanzadas de lo que se creía hasta entonces, e incluso a maquinaria mucho más avanzada, tecnología con la que se hallaban más familiarizados —como grúas y otros tipos de maquinaria industrial.

Arqueólogos posteriores decidieron estudiar el trabajo de los artesanos de la piedra para comprender mejor cómo los antiguos egipcios habían podido esculpir del modo en que lo hicieron. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que los canteros egipcios usaron durante siglos, desde el Egipto faraónico, primitivas herramientas como martillos, cinceles de cobre o bronce y cuñas de madera para tallar el granito.

Escultores del antiguo Egipto tallando una estatua. (Underground Science) La corriente oficial sugiere que los canteros del antiguo Egipto utilizaban herramientas comunes para perforar y tallar el granito.
Según la corriente predominante en la arqueología actual, los egipcios lograban perforar y fracturar el granito utilizando un método consistente en introducir una cuña de madera dentro de una grieta de la roca, remojando luego la cuña con agua. Como la madera húmeda se expande, esto provocaba que la grieta original se ensanchara. A continuación repetían la misma operación una y otra vez, introduciendo la cuña en la grieta cada vez más profundamente. Haciendo esto de modo reiterado lograban partir la roca original en varios bloques más pequeños. Este es un proceso que se da continuamente en la naturaleza por medio de las cuñas de hielo. De este modo, el agua presente en las grietas de rocas diversas, como el granito y otras rocas ígneas, se congela. El agua al congelarse se expande, lo que tras sucesivas congelaciones y fusiones provoca que la grieta se ensanche. En ocasiones, este proceso natural puede hacer que una roca entera de gran tamaño se parta en dos. Los artesanos de la piedra, modernos y antiguos, habrían hecho uso del mismo principio para cortar los bloques de granito a base de trabajar las zonas más débiles de la piedra.

Segunda hipótesis: los egipcios hacían uso de una avanzada tecnología para perforar el granito

Todo lo anterior resulta aún difícil de creer para bastantes escritores y observadores escépticos, que insisten en la idea de que tales métodos primitivos, empleados tanto por modernos como por antiguos canteros egipcios, no podrían haber sido suficientes, y que los antiguos egipcios debieron haberse ayudado de un equipo más avanzado para poder perforar y partir los bloques de granito. De hecho, argumentan que ésta es una evidencia más de que los antiguos egipcios —y otras civilizaciones— estaban mucho más avanzados tecnológicamente de lo que creemos en la actualidad.

Aunque es posible que tecnologías más avanzadas pudieran haber sido desarrolladas por antiguas civilizaciones adelantándose a su tiempo, hasta hoy no se han encontrado suficientes evidencias como para confirmar esta hipótesis. Si los antiguos egipcios cortaban el granito con equipos como taladros eléctricos, láseres o tecnologías igualmente avanzadas, estas losas de granito tallado serían la única evidencia conocida de que así fue. Hasta ahora no se ha obtenido ninguna prueba indiscutible de la existencia de restos físicos de baterías o pilas eléctricas, cables o cualquier otra cosa que sugiera que los antiguos egipcios utilizaban una tecnología más avanzada de la esperada para ese período histórico.
© Stephen S. Mehler, MA. 2007
Abusir, Egipto. Ruinas de una columna de granito con líneas grabadas sobre su superficie.
Hay un caso que esgrimen algunos defensores de la idea de que el antiguo Egipto era más avanzado de lo que sugiere la arqueología contemporánea: la supuesta evidencia de que los antiguos egipcios habrían utilizaron bombillas eléctricas. El templo egipcio de Hathor en Dendera alberga varios relieves de piedra en los que, según defienden algunos estudiosos, se podría observar una bombilla eléctrica.

Sin embargo, el hecho de que se trate realmente de la representación de una bombilla eléctrica está lejos de ser algo concluyente, y la mayoría de expertos coinciden en que se trataría de la representación de un pilar Djed: un tipo de pilar asociado al dios creador Ptah y a la flor de loto. También implica otras referencias a la mitología egipcia como a la barca solar de Ra, que el dios sol utilizaba para viajar surcando el cielo. El hecho de que nunca se hayan descubierto antiguas e inequívocas bombillas eléctricas egipcias también refuerza como más probable la versión oficial, al menos por el momento. Sabemos que en el antiguo Egipto se contaban leyendas acerca de un pilar Djed, una flor de loto y una barca solar. Sin embargo no conocemos, ni disponemos de indicaciones concretas, acerca de si disponían de luz eléctrica (o taladro eléctrico en este caso).

Por el momento, sin pruebas contundentes independientes que corroboren el uso de la electricidad o de otra tecnología similar en el antiguo Egipto, este tipo de explicaciones no parecen pasar la prueba de la Navaja de Occam. Nos exigen que asumamos que los antiguos egipcios disponían de tecnología mecánica o eléctrica: algo de lo cual actualmente no tenemos pruebas indiscutibles procedentes de la arqueología ni de registros históricos escritos por los antiguos egipcios acerca de esta cuestión.

Fue el ingenio lo que permitió a los antiguos egipcios perforar y cortar el granito

Restan todavía muchas preguntas acerca de cómo hacían exactamente los egipcios para ser capaces de construir sus monumentos con las herramientas de las que disponían, pero el hecho de que sepamos a ciencia cierta que tenían estas herramientas (a diferencia de lo que sucede con las supuestas herramientas más avanzadas) hace más probable que utilizasen dichas herramientas primitivas de alguna manera.

Con nuestras modernas grúas, herramientas eléctricas y láseres, tendemos a asumir que los proyectos de ingeniería como el corte o perforación de rocas requieren del uso de tecnología moderna y razonablemente avanzada, pero el ser humano siempre ha demostrado ser muy ingenioso. Las antiguas civilizaciones fueron capaces de compensar su tecnología, relativamente primitiva, siendo inteligentes a la hora de encontrar la manera de poder llevar a cabo sus grandes logros arquitectónicos valiéndose de medios muy simples.
© Glenn Ashton/CC BY SA 3.0
Asuán, Egipto. Cantera de granito con el hueco del que se extrajo un bloque para tallar un obelisco.
Tal vez seamos nosotros los limitados, confiando demasiado en nuestra propia tecnología y no en nuestro ingenio natural para superar los obstáculos. Es ésta una lección que podemos aprender de los antiguos egipcios, los antiguos mayas, los antiguos incas, y muchas otras culturas de todo el mundo que nos legaron su impresionante patrimonio cultural.