Después de casi 8 meses, el Sol se activó y lanzó al espacio de nuestro Sistema Planetario al menos 5 brillantes llamaradas y numerosos bloqueos de comunicaciones, dos bloqueos - dos de ellos moderados- que alertaron a los expertos de clima espacial.
© SDO/NASA
Imagen del Sol tomada el 2 de abril de 2017. En los últimos días se registraron al menos 4 llamaradas solares que bloquearon comunicaciones en distintos lugares de la Tierra.
Todos los eventos surgieron de una sola región activa de manchas, registrada como 2644, que estaba en el borde derecho a punto de desaparecer de la vista a la Tierra, por efecto de la rotación estelar, de acuerdo a los informes de la Adminsitración Oceanográfica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU.

La actividad solar se esperaba que surgiera de otra región activa -la 2646- que el 31 de marzo apuntaba directo a la Tierra, y había crecido rápidamente de tamaño, sin embargo no fue así, sorprendiendo a todos.

© SDO-NASA
Llamarada solar del 1 de abril de 2017.
La primera llamarada ocurrió el 1 de abril, alcanzando su máxima energía a las 21:48, hora UTC. Fue registrada con clase M o moderada y de nivel M4.

Se acompañó de un bloqueo de las comunicaciones breve de nivel R1 (de la escala de 1 a 5), que afectó las transiciones de onda corta en la zona iluminada por el Sol ese instante: el océano Pacífico.

© NOAA
Tormenta Solar del 1 de abril de 2017 genera bloqueo de radio en el Pacífico.
Además, las imágenes del Sol mostraron que al mismo tiempo nuestra estrella liberó una gran cantidad de plasma solar que se esparció a toda velocidad por el Sistema Planetario (fenómeno llamado por los astrónomos, eyección de masa coronal o CME).

Una segunda llamarada surgió a las 7:57 y alcanzó su máximo a las 8:02 de la mañana, hora UTC, desde la misma región activa. Fue registrada con clase M o moderada y de nivel M5,3.

Fue seguida de un bloqueo de ondas de radio moderado, de nivel R2, perturbando las comunicaciones por algunos minutos en la zona iluminada por el Sol en ese instante: especialmente en el océano Índico, India, Medio Oriente y parte occidental de África. Otro bloqueo menores se repitieron durante la mañana.

La tercera llamarada llegó a las 12:52 y alcanzó su nivel extremo a las 13:00, e la cuarta, a las 18:38horas. Ambas fueron de nivel Moderado: M2,3 y M2,1.

Una quinta llamarada alcanzó el nivel moderado M5,7 a las 20:33., seguida de otro bloqueo de radio y comunicaciones de nivel R2.

© NOAA
Zona de bloqueo de radio y comunicaciónes en color rojo, el 2 de abril a las 20.34
La mañana del 3 de abril, se repitió una nueva llamarada, la quinta desde que se iniciaron los eventos, esta vez de clase M2,1.

El equipo de clima espacial de NOAA advirtió que desde la noche del 1 de abril a la fecha se han producido numerosas eyecciones de flujos de partículas ionizadas hacia el Sistema planetario. sin embargo, ninguna de ellas en dirección a la Tierra. Por esta razón no se han emitido alertas de tormentas geomagnéticas importantes en nuestro planeta. Las tormentas geomagneticas pueden afectar el control de los sistemas de los satélite, los radares y las comunicaciones, además en el caso de ser fuertes, colapsar las redes eléctricas.

© LASCO-NASA
Eyección de masa coronal del Sol el 1 de abril de 2017.
Todo podría indicar que este proceso de mayor actividad del Sol podría continuar en las próximas horas, quizás desde la región activa 2644, mientras rota hacia el borde.

Las tormentas generan la expulsión de partículas ionizadas del Sol, que en caso de golpear la atmósfera de la Tierra, y su campo magnético, podrían desencadenar tormentas geomagnéticas: brillantes auroras, perturbación en las comunicaciones y sistemas de radar, y perturbaciones o colapsos de las fuentes de energía eléctrica.