Rusia y Arabia Saudí son capaces de encontrar una solución a los conflictos en Oriente Próximo, especialmente en Siria, si unen sus esfuerzos, aseguró Muhammed Al Zalfa, exmiembro del Consejo Consultivo de Arabia Saudí, en una entrevista con Sputnik.

© AFP 2017/ Hassan Ammar
"Rusia es una de las potencias mundiales y Arabia Saudí tiene un gran peso en la región. Ambos pueden ejercer una influencia significativa en la solución de las crisis existentes. Al unir esfuerzos, estos países pueden encontrar una solución a los conflictos en Oriente Próximo, especialmente en Siria", sostuvo.


Comentario: La pregunta que surge es, por supuesto, ¿qué podría llevar a que Arabia Saudita una sus fuerzas con las de Rusia para atacar a una de sus propias creaciones en Siria? La respuesta está llena de implicaciones, ya que, sólo una ruptura entre EEUU y Arabia Saudita llevaría al Riad a buscar un aliado en Moscú.


Según el experto saudí, la reciente visita de la presidenta del Senado ruso, Valentina Matvienko, a Riad es también un indicador del acercamiento entre las posiciones de Rusia y EEUU, un aliado clave de Arabia Saudí, aunque no hayan trascendido detalles de este proceso.

Al Zalfa destacó el efecto positivo de la introducción del régimen sin visados entre Rusia y Arabia Saudí para el desarrollo de las relaciones bilaterales. Arabia Saudí está interesada en cooperar con Rusia en la esfera técnico-militar, así como en la energética y en la de la industria nuclear, a fin de "no poner todos los huevos en la misma cesta".

Por su parte, el experto ruso Andréi Óntikov consideró que la reunión se celebró con el objetivo de aclarar las posiciones de ambas partes en cuanto al futuro de Yemen y Siria.
"La situación actual obliga a los dos países a fortalecer sus relaciones, pese a los desacuerdos sobre el destino de Bashar Asad. (...) Esta reunión era necesaria para aclarar las posiciones de ambas partes en cuanto al futuro próximo en relación con la crisis en Siria y Yemen", comentó Óntikov a Sputnik.
Según el experto, la solución política a la crisis de Siria es imposible sin la participación de Arabia Saudí en el proceso de negociación, en particular, en las negociaciones de Astaná, la capital de Kazajistán.

Recientemente, Rusia empezó a fortalecer sus contactos con las distintas naciones árabes.

Asimismo, Rusia tiene previsto intensificar la cooperación con otros países de la región, entre ellos, Emiratos Árabes Unidos (EAU). El 20 de abril, el presidente ruso, Vladímir Putin, recibirá al príncipe heredero de Abu Dabi y comandante adjunto de las Fuerzas Armadas de EAU, Mohamed bin Zayed al Nahyan. En el marco de la reunión, se prevé abordar en primer lugar la lucha contra el terrorismo internacional en el contexto de la solución del conflicto sirio.