Científicos del Centro de Investigación de Scripps (Estados Unidos) anunciaron que han modificado el antibiótico 'de última línea' haciéndolo capaz de matar a las superbacterias. El artículo se ha publicado en la revista PNAS.

Se trata de una versión modificada de un antibiótico que se lleva utilizando desde hace 60 años, la vancomicina. Este antibiótico se había convertido, según los científicos, en 'la última esperanza' contra las superbacterias, ya que solo recientemente las bacterias habían comenzado a mostrar resistencia contra ella —por utilizarse en la medicina desde hacía tanto tiempo—.
© Sputnik/ Valery Melnikov
Los científicos analizaron la estructura tridimencional de las moléculas de este antibiótico y desarrollaron uno nuevo con una actividad antimicrobiana 25.000 veces mayor que la de la versión original. La sustancia modificada logró matar incluso las bacterias ya totalmente resistentes a su antecesor.

Tal y como explica el investigador Dale Boger, del Centro de Investigación de Scripps (Estados Unidos), con esta nueva versión se consigue que el antibiótico tenga tres mecanismos de acción contra las superbacterias. De esta forma, si estos microorganismos logran hacer frente a uno de ellos, todavía habrá otros dos que acabarán con ellos, indica Boger.

Se estima que la nueva versión del fármaco servirá unos 50 años. "Los microbios simplemente no son capaces de evitar tres ataques a la vez", dijo el investigador, agregando que la misma posibilidad teorética de desarrollar una resistencia tan sofisticada es bastante improbable.


Comentario: Pero no es imposible, especialmente cuando todos vivimos en una sociedad plagada de medicamentos para cualquier síntoma en existencia. Esto es acompañado de una dieta que carece de valor nutricional, de exposición a un ambiente tóxico y a la contaminación electromagnética y radiactiva, lo que lleva a que las bacterias puedan llegar a mutar una vez más para contrarrestar el intento de detenerlas.


Por ahora el único problema al que se enfrentan los investigadores está en la producción de esta versión modificada, que es un sofisticado proceso de unos 30 procesos distintos, aunque según Boger es posible reducirlos, lo que facilitaría en el futuro su producción y venta.

Las superbacterias son bacterias capaces de resistir a los antibióticos y se han convertido en un verdadero quebradero de cabeza para los expertos. El amplio uso de los fármacos antibacteriales en la medicina y en la ganadería aceleró enormemente el ritmo de la evolución de los organismos patogénicos, por lo cual, muchos de los antibióticos usados en el pasado ya están cada vez más obsoletos.