Un elemento tóxico en los productos que utilizó causó que sus órganos principales dejaran de funcionar.

Linda Baranowski, una mujer del Reino Unido madre de cuatro hijos, murió tras ingerir pastillas para adelgazar y aplicarse una crema anticelulítica que hicieron que la piel se le volviera morada y empezara a desprendérsele. La británica quería perder peso con la ayuda de estos tratamientos de adelgazamiento para lucir bien en su 50.º cumpleaños.
© YouTube / Breaking News Today

Según expone un artículo de 'The Mirror', Baranowski estaba paranoica por el hecho de cumplir 50 años y empezó a aplicarse en las piernas, brazos y estómago la crema adelgazante Yili Balo, elaborada en China a base de chile picante. También ingirió las pastillas T5 para quemar grasa y bebió té adelgazante. Estos productos se los aconsejaron sus amigos del gimnasio y los adquirió a un productor chino a través de Facebook.


Semanas después de aplicarse la crema y tomar las pastillas, Baranowski comenzó a sentir dolores de estómagoy su piel se volvió púrpura y empezó a caérsele. Acudió a varios hospitales y pasó cinco semanas en tratamiento antes de que una combinación tóxica de las píldoras y la crema hiciera que sus órganos internos principales dejaran de funcionar.


"Es probable que Linda Baranowski muriera como resultado de una reacción inflamatoria a los suplementos dietéticos que tomó durante el período previo a su muerte", comentó el forense Geoffrey Sullivan, que participó en la investigación del fallecimiento.

"Es un conjunto de circunstancias muy inusual", añadió el experto, que indicó también que los productos que causaron la muerte de la británica siguen comercializándose.