A pesar de que los alimentos procesados no son saludables para nuestra salud, se han hecho parte de nuestro día a día. Están en los abastos, en los supermercados, en los restaurantes y también en nuestras cocinas.

Los alimentos procesados son aquellos alimentos que se tratan industrialmente, a los cuales les agregan aditivos como conservantes, colorantes, saborizantes naturales o artificiales. También son aquellos que se someten a altas o bajas temperaturas, combinan con otros alimentos y modifican su consistencia.

Debes tener sumo cuidado con todo lo que te llevas a la boca, porque aunque tenga buen sabor, puede tener compuestos nocivos para tu salud. Si quieres tener más conciencia sobre la comida que consumes, no puedes perderte la siguiente lista de razones para que evites los alimentos procesados.

1. Son adictivos

La característica principal de los alimentos procesados es que te hacen adicto. Una vez que los comes, comienzas a segregar dopamina y a querer comer más. Los alimentos procesados no sacian tu hambre ni te alimentan, a diferencia de los alimentos naturales que sí lo hacen.

2. Influyen en la obesidad

Los alimentos procesados industrialmente, como los refrescos y la comida rápida han venido desplazando las comidas nutritivas de la vida diaria. Su alto contenido en calorías, sodio, grasas trans y azúcar, junto con la falta de ejercicio, afectan negativamente nuestro intestino y se incrementan los riesgos de desarrollar obesidad.

3. No hay equilibrio en el ecosistema interno

El cuerpo humano no es completamente autosuficiente, ya que depende del funcionamiento de microorganismos que viven en nuestro tracto digestivo. Estos organismos cumplen la misma función que un ecosistema. Existen alimentos que un vez consumidos destruyen la flora intestinal bacteriana, lo que afecta el equilibrio de dicho ecosistema y contribuye al riesgo de desarrollar enfermedades.

4. Juegan un rol negativo en el estado anímico

Una dieta basada en alimentos procesados puede afectar negativamente el estado anímico de las personas, y además desarrollar trastornos como la desagradable depresión. Las grasas saturadas contenidas en estos alimentos suelen engrosar los vasos sanguíneos y por ende bajar los niveles de serotonina, la hormona responsable de la felicidad.

5. Pueden afectar tu memoria

Las tortas, las galletas, los hojaldres, lo croissants y otros alimentos procesados suelen tener un elevado contenido de grasas trans que podrían afectar negativamente nuestra memoria. Según los expertos, las grasas trans pueden causar estrés oxidativo, un tipo de daño celular.

6. Etiquetado poco confiable

La industria de los alimentos procesados es experta en hacer pasar sus productos por "saludables" a través del etiquetado, y lo peor es que muchas personas se confían de esto. Siempre dicen ser frescos, naturales y libres de azúcares cuando en realidad están llenos de aditivos, preservativos y azúcares.

7. Los embutidos pueden causar enfermedades graves

No cabe duda que los embutidos pueden ser verdaderamente agradables a nuestro paladar. Sin embargo, no hay que dejarse engañar, pues detrás de todo este increíble sabor, existen altas cantidades de añadidos químicos que les dan ese aspecto de frescura.

8. Influyen en la infertilidad

La alimentación juega un rol súper importante en la fertilidad de las mujeres. Los expertos han demostrado que el consumo de las grasas trans de las rosquillas, las galletas y la margarina tiene un efecto negativo en la fertilidad. A ello se debe que hoy en día muchas parejas norteamericanas sufran de infertilidad.

9. Contribuyen en la malnutrición

Desafortunadamente, las personas suelen pensar que por el hecho de tener un plato lleno de comida y quedar más que satisfechos, ya está bien nutridos. Actualmente, existen muchas personas mal nutridas pues a pesar de que comen, no consumen los nutrientes, vitaminas y minerales esenciales para tener una buena salud.

10. Son de larga duración

A la industria alimentaria no le importa si las personas se nutren o no, lo que les importa es vender. Los alimentos procesados contienen un montón de químicos, preservantes y aditivos con el fin de que estos productos puedan permanecer en los estantes por mucho tiempo. ¿Has notado que algunos se vencen al año siguiente? Imagina la cantidad de químicos que tienen para que puedan durar tanto.

Conclusiones

Es lamentable cómo se prioriza la edad útil de estos alimentos, en vez de prestar más atención a la salud de sus consumidores. Hay muchas enfermedades como el cáncer que pueden ser causadas por algunos de estos terribles alimentos procesados. Aunque se vean provocativos, lo mejor es evitar su consumo y elegir una dieta basada en alimentos frescos y naturales.

La verdad es imposible erradicarlos por completo de nuestras vidas, pues son los que reinan los supermercados. Además, son muy útiles a la hora de sacarnos de apuros. En este caso, lo que debes hacer es disminuir su consumo y pensar siempre que tu salud es la que sufre a largo plazo.