Investigadores afirman que "el riesgo es limitado y que esos resultados no deben considerarse como alarmantes", según el estudio realizado por la universidad de Bristol en Reino Unido a 254.000 suecos de entre cuatro y 17 años.

Un estudio estableció un vínculo entre la toma de antidepresivos durante el embarazo y un mayor riesgo de autismo en el bebé, aunque los expertos aseguraron que dicha relación no es "alarmante", porque la probabilidad es baja y otros factores podrían influir en la aparición del trastorno.
© Pixabay
El estudio muestra que el 4,1 por ciento de los 3.300 niños cuyas madres tomaban antidepresivos durante el embarazo son autistas.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista médica BMJ, "los niños expuestos a antidepresivos durante el embarazo parecen tener un leve riesgo adicional de autismo".

El porcentaje es del 2,9 por ciento para los niños cuyas madres tenían antecedentes psiquiátricos pero no tomaron antidepresivos durante el embarazo.

Aunque el estudio indica un vínculo entre la toma de antidepresivos durante el embarazo y el autismo del niño, no permite demostrar una relación de causa y efecto.

"Es posible que el riesgo más elevado de autismo se deba a los medicamentos, pero también puede explicarse por los trastornos por los que se prescribieron dichos medicamentos" a la madre, explicó el profesor Ian Jones (universidad de Cardiff), experto independiente quien comentó el estudio para el Science Media Centre (SMC).

Según varios expertos citados por el SMC, se necesitan varias investigaciones para explorar otras pistas, entre ellas el patrimonio genético de la madre o el nivel de gravedad de su depresión.