El Sol registró una intensa llamarada a las 4:46 de la mañana (hora UTC) del 23 de julio de 2017 que no afectará la Tierra, sino a Marte.

llamarada solar
© Desconocido
Esta llamarada solar se originó en la antigua Región solar activa 2665, que fue la responsable de dos llamaradas de clase moderada durante su rotación por la parte visible a la Tierra en las semanas pasadas, informó el equipo de Clima espacial de la Administración Oceanográfica y Atmosférica ( NOAA).

La imagen principal del coronógrafo II del Observatorio STEREO de la NASA y la presentada a continuación por el cronógrafo del lado opuesto a bordo del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), registraron una eyección de masa coronal (CME) que se movió a toda velocidad impulsada por el viento solar de la explosión, mientras se elevaba al espacio.
llamarada solar
© Nasa

El equipo de Space Weather comentó que "si esta explosión hubiera ocurrido hace dos semanas, cuando la enorme mancha solar se enfrentaba a la Tierra, estaríamos sufriendo en los próximos días, fuertes tormentas geomagnéticas. En cambio, la CME está corriendo lejos de nuestro planeta y directamente hacia Marte".

"Comparado con la Tierra, el Planeta Rojo está actualmente en el lado opuesto del Sol y aparentemente en la mira de esta CME. Los equipos de la misión en Marte: Curiosity y Opportunity, podrían estar observando los efectos de una tormenta solar a finales de esta semana".

El 23 de julio el Sol a las 11:43 estaba en su conjunción con la Luna, durante la Luna Nueva en la constelación de Cáncer. A pocos grados de distancia del Sol también está en conjunción el planeta Marte.

El mes de julio es el aniversario de otro acontecimiento significativo: la Super tormenta solar de julio de 2012 que pudo haber causado graves problemas si alcanzaba la Tierra; al nivel de la famosa tormenta titulada evento Carrington de 1859, son apagones generalizados en todo el planeta.