El "raro" eclipse podrá ser visto a lo largo de una franja de más de 110 kilómetros de ancho que atraviesa el país desde la costa del Pacífico a la del Atlántico, partiendo de Oregón a Carolina del Sur, en la que la Luna cubrirá completamente el disco visible del Sol.

Más de 300 millones de personas en EE.UU. verán de costa a costa un "raro" eclipse total del Sol, el próximo 21 de agosto.
© NASA
Para los científicos, el evento celestial es una rara oportunidad para probar nuevos instrumentos y observar la evasiva atmósfera externa del sol o corona solar.

El evento ayudará a avanzar en el estudio del "astro rey", un acontecimiento que no ocurría desde 1918. Un eclipse solar total sobre una parte más limitada del país se produjo en 1979.

La Fundación Nacional de la Ciencia (NSF), la Agencia Aeroespacial de EE.UU. (NASA) y del Centro Nacional para la Investigación de la Atmósfera (NCAR) destacaron en rueda de prensa que las actividades de investigación en el país durante el eclipse solar avanzarán en el conocimiento del "complejo y misterioso" campo magnético del Sol y su efecto sobre la atmósfera terrestre.

El eclipse podrá ser visto a lo largo de una franja de más de 110 kilómetros de ancho que atraviesa el país desde la costa del Pacífico a la del Atlántico, partiendo de Oregón a Carolina del Sur, en la que la Luna cubrirá completamente el disco visible del Sol.

Dependiendo de la ubicación, los espectadores podrán experimentar el eclipse durante un máximo de 2 minutos y 40 segundos; y el acontecimiento tardará una hora y media en recorrer el cielo desde la costa del Pacífico, donde comenzará a las 10H15 (hora local) a la del Atlántico, a las 2H45 (hora local).

"Este es un evento generacional. Será el (eclipse) más documentado y el más admirado de la historia", aseguró la científica de la NASA Madhulika Guhathakurta.

Entre las preguntas que podrían por fin obtener una respuesta, los investigadores explorarán por qué la corona solar es más caliente que la superficie y qué papel desempeña el lanzamiento de grandes corrientes de partículas cargadas, conocidas como eyecciones de masa coronal, que pueden servir a la atmósfera terrestre y alterar los sistemas GPS y otras tecnologías sensibles.

Estados Unidos será el único país en el que será visible el eclipse el 21 de agosto, lo que llevó a los científicos a referirse al "Gran Eclipse estadounidense".