La Sciaphila sugimotoi es una variedad parasítica no fotosintética que en lugar de alimentarse de las raíces lo hace a través de hongos huésped.

Sciaphila sugimotoi
Investigadores han descubierto en la isla subtropical de Ishigaki, en Okinawa (Japón), una nueva especie de planta parasítica no fotosintética, denominada Sciaphila sugimotoi. El equipo de investigación responsable de este descubrimiento ha estado dirigido por el profesor asociado Suetsugu Kenji, de la Escuela de Postgrado de Ciencias de la Universidad de Kobe, y los hallazgos serán publicados este martes 25 de julio en Phytotaxa.

Algunas especies de plantas han abandonado la fotosíntesis, en lugar de alimentarse de las raíces lo hacen a través de los hongos huésped, hongos y moho. Estas plantas (conocidas comomicoheterotróficas) sólo se muestran por encima del suelo cuando se fructifican o están en flor.

Muchos de ellos tienen periodos de floración muy cortos y son de pequeño tamaño, por lo que son difíciles de encontrar y clasificar. El descubrimiento de una nueva especie de planta en Japón es un acontecimiento muy raro, pues la flora de esta región se ha documentado a fondo, pero las plantas micoheterotróficas son una excepción. El profesor Suetsugu participa en la documentación de la distribución y clasificación de las plantas micoheterotróficas en Japón.

En octubre de 2016, uno de los socios del profesor Suetsugu, Nishioka Tatsuki, de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Kioto, descubrió un micoheterótrofo desconocido cerca del Monte Omoto, en la isla de Ishigaki. El profesor Suetsugu investigó las características morfológicas de la planta y los resultados demostraron que era un pariente de Sciaphila nana. Pero mientras que Sciaphila nana tiene tres núcleos esféricos en la cabeza de la flor masculina, la nueva especie tiene seis.

La necesidad de un ecosistema saludable

El nombre de la nueva especie, Sciaphila sugimotoi, se debe a la graduada en la Escuela de Ciencias Bioambientales de la Universidad de Kyushu, Sugimoto Takaomi, que también desempeñó un papel importante en la identificación de la especie recogiendo especímenes de la planta, que se encuentra a entre cinco y diez centímetros sobre el suelo, con flores violetas de aproximadamente dos milímetros de diámetro.

Las plantas micoheterotróficas viven como parásitos dentro de los ecosistemas forestales. Para prosperar, necesitan un ecosistema saludable y estable con recursos de sobra. El descubrimiento de especies micoheterotróficas revela la existencia de un rico hábitat bajo el suelo del bosque, incluyendo una red de hongos que no puede verse a simple vista. Además, la existencia de Sciaphila sugimotoi es una prueba más de la importancia del área del Monte Omoto.