Para el año 2030, la humanidad se enfrentará a un déficit de equipos electrónicos debido a la creciente demanda. A esta conclusión llegaron los autores de una investigación publicada en la revista Nature, citada por el diario ruso Kommersant.
La culpa será de la escasez de materias primas para su producción, cree un equipo internacional de científicos de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Australia, Sudáfrica.

Se calcula, por ejemplo, que para crear un chip de computadora en los años ochenta hacían falta unos 12 elementos químicos, en los años noventa ya eran 16 y al final del siglo XX - principios del XXI eran más de 60.

Cuanto más perfecto es el chip, más complejo será ensamblarlo. Hacen falta más y más materiales, que no tienen análogos y son de difícil acceso y ni siquiera el reciclaje soluciona el problema, se señala en el estudio.

"Muchas de las industrias de alta tecnología se encuentran en países desarrollados como Estados Unidos, países de Europa Occidental, Japón o Corea del Sur, que no disponen de los minerales necesarios para la fabricación. La UE ya ha creado una lista de 27 minerales considerados 'críticos' -importantes para la industria y escasos-", aclara una coautora del estudio, Natalia Yákovleva, de la Universidad de Newcastle, Reino Unido.

Unas listas similares de minerales críticos existen también en Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. En el grupo del déficit se encuentra el cobre, así como metales raros como neodimio, terbio o iridio.