Las denominadas epoteinas son un grupo de medicamentos usados para el tratamiento de la anemia en pacientes con insuficiencia renal crónica o enfermos de cáncer tratados con quimioterapia. Pero se han descubierto nuevas y graves reacciones adversas algunas con resultado de muerte.
Lo cuenta la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que analizado datos proporcionados por los laboratorios fabricantes y por la base de datos europea de efectos secundarios de fármacos: las epoteinas pueden producir reacciones cutáneas graves:
Entre los casos notificados algunas de las reacciones adversas graves condujeron a la muerte de los pacientes".
Así lo recoge la AEMPS en su nota informativa y así informan los laboratorios productores de epoteinas a los médicos y doctoras.

En España, hay bastantes medicamentosque llevan el mencionado principio activo. De hecho, se encuentran actualmente comercializados los siguiente medicamentos que contienen epoetinas: Aranesp, Binocrit, Eprex, NeoRecormon, Eporatio, Retacrit y Mircera.

Entre las reacciones adversas provocados por estos tratamientos se incluyen casos de Síndrome de Stevens Johnson (SSJ) y de Necrólisis Epidérmica Tóxica (NET), que en ocasiones condujeron al fallecimiento del paciente.

Las reacciones adversas cutáneas graves son consideradas un efecto de todas las epoetinas. Se ha observado una mayor gravedad de estas reacciones tras la administración de epoetinas de acción prolongada.

La Agencia comenta también que no ha podido estimarse la frecuencia de aparición de estas reacciones cutáneas graves, pero se ha observado que ocurren en muy raras ocasiones(eso sí, como te toque...).

Los pacientes deben ser informados de los siguientes signos y síntomas de reacciones cutáneas graves cuando empiezan el tratamiento con una epoetina:

-Se debe advertir que en caso de desarrollar este tipo de signos y síntomas acudan de inmediato a su médico e interrumpan el tratamiento con epoetina.

-Si un usuario de estos fármacos desarrolla una reacción adversa cutánea grave como los síndrome descritos que se considere relacionada con el uso de epoetinas, nunca se deberá reiniciar el tratamiento con ninguna epoetina.

Se da la circunstancia de que la AEMPS ya informó en 2008 a los profesionales sanitarios de los cambios en las condiciones de uso de las epoetinas como consecuencia de la evaluación realizada en Europa de las actuales evidencias científicas sobre los riesgos asociados al uso de estos medicamentos.

Los riesgos analizados en aquella ocasión se relacionaron, por un lado, con los niveles elevados de hemoglobina, que pueden aparecer en todos los pacientes; y por otro lado, con el impacto de los propios medicamentos sobre la progresión del cáncer y la supervivencia en pacientes oncológicos.

Pero como suele ocurrir en tantas ocasiones (raro es el medicamento que se retira del mercado ni siquiera como medida de precaución) la Agencia decidió que el balance beneficio/riesgo de este grupo de fármacos era "favorable".

Además y específicamente para los pacientes con cáncer, se concluyó que en pacientes con una expectativa de vida razonablemente larga, el beneficio de la utilización de epoetinas no compensa el riesgo de progresión tumoral y de acortamiento de la supervivencia y por tanto, que en estos pacientes las transfusiones sanguíneas deben ser el método preferido de tratamiento de la anemia sintomática en los pacientes que lo requirieran.