Las lluvias torrenciales caídas durante este fin de semana en el oeste de Albania y Grecia han dejado a miles de personas sin hogar y causado graves daños en infraestructuras y agricultura.
lluvias Albania
© Eldiario.es
Según datos del Gobierno, más de 1.500 personas tuvieron que ser evacuadas de sus casas por las lluvias que llevan cayendo sin cesar durante los últimos cuatro días.

Las zonas más afectadas han sido las regiones sureñas de Vlora y Fier, donde 12.000 hectáreas han quedado inundadas a causa del desbordamiento de los ríos Vjosa y Seman.

Según las autoridades albanesas, más de 300 viviendas, 57 escuelas y 65 puentes sufrieron daños graves.

Las fuertes precipitaciones causaron además daños en el tendido eléctrico, dejando grandes áreas del país sin electricidad, y provocaron destrozos en la red de carreteras y de ferrocarriles, con cortes de tráfico.

Además, unas 16.000 hectáreas de tierras de cultivo han quedado anegadas, lo que ha afectado severamente a la producción agrícola.

En las operaciones de rescate han participado 6.400 efectivos del Ejército y de la policía, y desde la vecina Kosovo ha llegado mas de una treintena de efectivos de protección civil para ayudar en las tareas.
inundaciones Albania
© Florent Bajrami, AP.
Un puente colapsado a la entrada de Mamuras, en el noroeste de Albania.
Mientras, algunas zonas montañosas del norte del país han quedado aisladas debido a la intensa caída de nieve que ha alcanzado hasta medio metro de altura.

Las lluvias causaron deslizamientos de tierra y torrentes de lodo no solo en Albania, sino en todo el oeste de Grecia, con especial gravedad en la región de Grecia occidental.

En los municipios de Agrinio y Mesolongi los fenómenos meteorológicos dejaron tantos daños que Protección Civil decidió declarar el estado de emergencia.

En Agrinio un gran número de pisos subterráneos, escuelas, tiendas y negocios quedaron completamente inundados.

Algunas carreteras quedaron cortadas y algunas escuelas han tenido que cerrar por precaución.

Se trata del segundo gran frente de lluvias que deja graves daños en Grecia, después de la catástrofe registrada el pasado 15 de noviembre en la región capitalina de Ática, que causó 23 muertos y más de una veintena de heridos.