Pobladores de Quintana Roo, México, denunciaron el martes la desaparición en menos de 24 horas de más de la mitad de las aguas de la laguna Chakanbakán, que se extendía por más de 50 hectáreas en el municipio Othon P. Blanco.
Laguna de Chakanbacán

Foto de antes y después de la laguna en México. Varios socavones se fisuraron en el fondo de la Laguna Chakabacán en México.
En pocas horas desapareció un tramo de unos dos kilómetros a través de varios socavones que se formaron en el lugar, informaron las autoridades de la región de acuerdo al reporte de Sipse.

Se analizan posibles riesgos para la población que rodea la laguna y para la supervivencia de los animales: cocodrilos, pumas, jaguares, ocelotes, tigrillos y yaguarundis en peligro de extinción, informó el Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas de Quintana Roo, según Cultura Colectiva.

El director de la Comisión Nacional de Aguas, José Luis Blanco Pajón, después de un recorrido por el lugar dijo a Sipse que en hidrología este fenómeno se conoce como "Kuch", una palabra de origen maya, y es cuando la Tierra prácticamente "se bebe" el agua.
"En el primer análisis detectamos tres socavones, uno de 10 metros de diámetro, el más grande, así como uno de aproximadamente cinco metros y uno pequeño de tres metros", dijo el director de Conagua.
Además advirtió que podría volver a ocurrir en cualquier parte del Estado; dada la cantidad de corrientes de agua, que presuponen están removiendo la parte inferior del terreno y causando los socavones, formación de nuevos cenotes, o lagunas subterráneas.

Por esta razón dijo que es necesario contar con un estudio geológico de las corrientes de agua para determinar la dimensión del problema.

De hecho las imágenes de nuevos agujeros alrededor del lago preocupa a la población.

Según las autoridades al menos un 40% de la parte sur de la laguna, el equivalente a unas 20 hectáreas, desaparecieron; sin embargo los pobladores creen que solo queda la cuarta parte del total del agua, indica el reporte del Canal 1 OTV.

El Coordinador de la Protección Civil de Quintana Roo, Adrián Martinez, dijo que la laguna era usada como centro recreativo, y a su alrededor había un hotel turístico para visitas al sitio arqueológico de Kohunlich; por lo que insistió en la urgencia de los mapas de posibles desfondes del terreno debido a formaciones de nuevos cenotes, reportó Luces del Siglo.

Un atlas de Quintana Roo (agregó el medio mexicano) dice que a modo general que el área de cavernas y corrientes marinas propensas a hundimientos están en algunos lugares fronterizos de Campeche, donde convergen aguas de Chiapas y Guatemala.

Por su parte investigadores del Colegio de la Frontera comunicaron que:" muchos lagos pequeños, en el pasado, fueron absorbidos antes de la formación de los cenotes en Morelos y Tulun, por lo que se cree que en Chakanbakán está sucediendo lo mismo.

La bióloga Fabiola Berthely de la organización Cocodrilia dijo que habló con los pobladores del sector y le manifestaron que los cocodrilos de la zona podrían correr el riesgo de ser saqueados o extraídos de la laguna. La organización contabilizó 50 ejemplares el año pasado.

Berthely llegó con representantes de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente para determinar si es necesario el rescate de los animales.

Cierre de la laguna

Las autoridades comunicaron que clausuraron el acceso a la laguna Chakanbakán e inspeccionaron el poblado Nicolás Bravo. El Gobierno de Othon P. Blanco por el momento no emitió advertencias de riesgo para la vida humana, pero siendo un fenómeno no común señaló que esperarán un dictamen oficial, informó Cultura Colectiva.

Es posible que la población a futuro cuente como lugar turístico un cenote en vez de un lago.