El Instituto Nacional de Datos se pondrá en marcha el año que viene, según las previsiones.

El Gobierno español compartirá los datos financieros y de salud de los españoles con empresas
© EFE
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez
El año que viene está previsto que el Instituto Nacional de Datos sea una realidad. Un organismo "encargado de gestionar toda la información personal de los ciudadanos que manejen las Administraciones Públicas", según explican documentos oficiales del Gobierno.

Una gestión para la que se utilizará Inteligencia Artificial (IA) y que permitirá a las empresas acceder, entre otra información, a los datos financieros, de salud y penales de millones de españoles. El objetivo, según el Instituto Nacional de Datos, es mejorar los servicios al ciudadano.
"Se establecerán colaboraciones entre entidades públicas y privadas en las que se cumplan los requisitos de privacidad y protección de datos exigidos por la GDPR y la LOPDGDD. Los datos se clasificarán según su tipología: datos financieros y económicos, datos de salud, datos penales, etcétera. Y también existirá una clasificación por grupos de interesados y por zonas geográficas", explican desde el Gobierno. "Empresas privadas podrán aportar sus productos en la mejora de determinados servicios o generar negocios en paralelo con los datos."
Los datos se compartirán conforme exige el Reglamento General de Protección de Datos, es decir, de forma anónima. La regulación busca proteger los derechos en materia de datos personales de los ciudadanos, en un entorno cada vez más gobernado por el Big Data.

La información se intercambiará sin nombres y apellidos. Se podrá conocer la edad, sexo o poder adquisitivo de una persona, pero no su nombre y apellidos. Esto permite generar perfiles globales de población para mejorar servicios en función del tamaño de los grupos de personas y sus comportamientos.

Son datos con los que, por ejemplo, se podrá saber qué centros de salud deben ser reforzados con más personal y con un tipo de especialidades concretas. Empresas privadas tendrán más información con la que desarrollar productos con los que mejorar el servicio al ciudadano.

España sería el primer país de toda la Unión Europea (UE) con un organismo de este tipo, aunque ya hay experiencias en el viejo continente en las que datos de ciudadanos e Inteligencia Artificial se unen para mejorar diferentes servicios.

Monitorización del turista

Los datos de usuarios de otros países que visitan España también serán analizados -siempre de forma anónima-. El objetivo es que vuelvan y se dejen más dinero.

"Se trata de ofrecerles servicios adaptados a sus necesidades para aumentar el gasto de esos turistas en nuestro país", refleja la documentación consultada por Vozpópuli.

La información también se extraerá mediante Inteligencia Artificial, y se incluirán las redes sociales de aquellas personas que visiten España, según fuentes cercanas al Gobierno.

"Con toda esa información pueden elaborarse guías personalizadas o crear sistemas que desarrollen experiencias adaptadas a las preferencias, educación, origen o poder adquisitivo de los turistas. Por ejemplo, conciertos, teatro o deportes ajustados a sus gustos personales. Las empresas de telecomunicaciones y los bancos disponen de mucha información sobre los turistas que nos visitan. Esos datos pueden ser muy útiles a la hora de elaborar perfiles y anticiparnos a las tendencias internacionales. De esa forma se podría posicionar mucho mejor nuestro sector turístico en el mundo".