Del total de microplásticos identificados en las heces de las aves, el 80 % eran poliéster y el 10 % polietileno.
Pinguinos antartida
© Andrés Barbosa / MNCN-CSIC / csic.es
Una colonia de pingüino papúa en el sur de la Antártida.
Un equipo internacional de investigadores ha encontrado una amplia presencia de microplásticos como poliéster y el polietileno en las heces de tres especies de pingüinos antárticos, según un estudio publicado en ScienceDirect.

Los expertos recogieron muestras de excrementos de tres especies congéneres, el pingüino de Adelia (Pygoscelis adeliae), el barbijo (Pygoscelis antarcticus) y el papúa (Pygoscelis papua), durante siete temporadas entre 2006 y 2016, para después analizarlas y evaluar la presencia de microplásticos en la península Antártica y el mar de Scotia.

Los resultados revelaron que la dieta de estas tres especies en su gran mayoría está compuesta por krill antártico, un pequeño crustáceo, pero también se encontraron microplásticos en un 15 % en el caso de Adelia, un 28% en el barbijo y, finalmente, un 29% en el papúa.

Entre las partículas extraídas de las heces, el 35 % correspondía a microplásticos, especialmente polietileno (80 %) y poliéster (10 %). Mientras, el origen del 10 % restante no pudo ser identificado.

"La frecuencia de aparición de estas sustancias fue similar en todas las colonias, lo que nos induce a pensar que no hay un punto de origen concreto de contaminación dentro del mar de Scotia. Es necesario seguir estudiando en esta línea para comprender mejor la dinámica de estas sustancias y sus efectos en estos ecosistemas para guiar nuevas políticas de gestión en el continente antártico", explicó Filipa Bessa, uno de los autores de la investigación.