Fallece a los 11 años un niño al que cientos de personas ayudaban recogiendo tapones y todo tipo de actos.
Adiós,pequeño Diego,Port de Sagunt,fallece,niños,vacunados,España,experimento,inyectable,covidiano
© J.C.R.
Diego, en una imagen reciente
El corazón de Diego Redondo Roig se ha parado definitivamente, dejando un hondo dolor en Sagunt, una ciudad que se volcó durante años para ayudar a su familia y que ésta pudiera darle al pequeño los mejores tratamientos.

Con 11 años, el pequeño del Port de Sagunt ha fallecido después de años de lucha diaria por intentar salir adelante tras la grave lesión cerebral que sufrió con apenas año y medio a raíz de un fatídico atragantamiento.

"Sufrió un paro cardiaco mientras dormía. Estaba de campamento en Gandia y no se despertó", explicaba su padre, Juan Carlos Redondo, a Levante-EMV, al tiempo en que añadía que Diego había sido uno de los primeros niños en España en estar vacunado contra la covid. "La idea era que fuera al campamento para estar con otros niños... Le pasó allí pero podía haberle pasado en casa", decía. "Se ha ido el guerrero. Ahora ya descansa en paz y solo podemos quedarnos con lo bueno, que es el apoyo que hemos recibido de tantísima gente", agregaba.

El padre del pequeño recordaba cómo Diego había logrado mejorar su calidad de vida gracias a las terapias que recibió en distintos lugares de España e incluso en Tailandia. "Sin la gente hubiera sido imposible. Solo puedo dar las gracias a todo el mundo por los tapones recogidos, los eventos, los monólogos, la ayuda de David Navarro, de Manuel Carrasco, de los bomberos, las peñas, las fallas, el ayuntamiento...", agregaba.