Muchos países han hecho obligatoria la vacunación para los trabajadores de la sanidad y del sector público, y algunas empresas, especialmente en Estados Unidos, han empezado a exigir que sus empleados se vacunen.
Germany workers
© DW News/Screenshot / Youtube
Alemania se muestra escéptica ante la exención de patentes de vacunas,7 de mayo de 2021
Sin embargo, debido a la historia de vigilancia estatal nazi y comunista de los ciudadanos en Alemania, las normas de privacidad de datos del país son estrictas, y las empresas no tienen derecho a conocer los problemas de salud de sus empleados, según Reuters.

El ministro de Trabajo de Alemania ha dicho que las empresas no podrán preguntar a los empleados sobre su estado de vacunación contra el COVID, mientras que pueden ser necesarias "soluciones pragmáticas" para los sectores con mayor riesgo de propagación del virus, informó RT.

En una entrevista concedida a la televisión alemana ARD el miércoles 1 de septiembre, el ministro alemán de Trabajo, Hubertus Heil, declaró que los empresarios no tendrán un derecho general a obtener información sobre el estado de vacunación contra el COVID de sus empleados.

"Debemos actuar conforme al Estado de Derecho. Actuar de acuerdo con el Estado de Derecho significa que un empresario no tiene derecho a la información sobre los datos sanitarios... [y] tampoco puede consultar el historial médico de un empleado, porque se trata de datos muy personales", dijo el ministro.

Heil añadió que está "a favor de encontrar soluciones pragmáticas" para que los empleados de lugares "de mayor riesgo", como prisiones, hospitales y residencias de ancianos, tengan que demostrar en el futuro que han sido vacunados, que han dado negativo en las pruebas recientes o que se han recuperado del coronavirus.

Sin embargo, en agosto se hicieron excepciones a las leyes de privacidad alemanas para permitir la reapertura de restaurantes, en los que los trabajadores y los clientes debían demostrar que estaban vacunados o que habían dado negativo en las pruebas recientes.

Las declaraciones del ministro de Trabajo coinciden con un acuerdo de gabinete firmado el 1 de septiembre que exige a las empresas que den a sus empleados tiempo libre para vacunarse contra el coronavirus.

La patronal alemana ha presionado recientemente al gobierno para que les otorgue la autoridad de interrogar a los empleados sobre su estado de vacunación, ya que los contagios vuelven a aumentar. Thilo Brodtmann, director de la Federación Alemana de Ingenieros, declaró el martes que "los empleados deben hacer todo lo posible para reducir el riesgo de infección a cero", y añadió que "esto incluye al menos la obligación de proporcionar esta información".

Casi el 61% ha recibido las dos vacunas, y el 65% se ha puesto al menos una.

El enfado por las nuevas restricciones del coronavirus ha desencadenado protestas generalizadas en Francia, con varios miles de personas saliendo a la calle durante semanas, acusando al gobierno de extralimitarse y limitar la libertad de las personas. El sábado y el domingo, miles de personas marcharon por las calles de Berlín en protestas no autorizadas contra la vacunación contra el coronavirus y las restricciones.

El miércoles, el gobierno registró 13.531 nuevos casos y 23 muertes, lo que eleva el número total de casos a casi 3,9 millones y la cifra de muertos a 92.223 personas.